21/11/2018
Editoriales

EL EXTRAORDINARIO DISCURSO DE PUTIN QUE MARCA UN NUEVO PARADIGMA

El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, dio el discurso de clausura de la conferencia del Club de Discusión Internacional de Valdai el viernes 27 en Sochi, Rusia, en donde presentó un cuadro muy esclarecedor del orden transatlántico que se derrumba y a la vez, una visión emotiva del futuro que debe construir toda la humanidad con urgencia. Su discurso recogió y desarrollo los conceptos centrales que se plantearon en la cumbre de las naciones del G20 del 4 y 5 de septiembre pasados en Hangzhou, China. En algunas partes se hizo eco de las ideas que presentó el Presidente mexicano José López Portillo en su histórico discurso ante la Asamblea General de la ONU en octubre de 1982 (el cual manifestó la influencia de sus intercambios con Lyndon LaRouche). El discurso de Putin aclaró por qué el tema que eligió el Club de Valdai para su reunión de este año fue "El futuro en marcha: la forja del mundo del mañana".

Putin explicó que la economía transatlántica está en los estertores de una "crisis sistémica" que está llevando al mundo a la guerra, y que se necesita un enfoque totalmente nuevo para salvar a la humanidad:

"La escala gigantesca de la destrucción exige el diseño de un programa integral de largo plazo, una especie de Plan Marshall, para revivir las zonas azotadas por la guerra y los conflictos. Rusia está dispuesta ciertamente a unirse activamente en estos esfuerzo en equipo.

"No podemos lograr estabilidad global a menos que garanticemos el progreso económico global. Es esencial que se proporcionen las condiciones para el trabajo creativo y el crecimiento económico a un ritmo que ponga fin a la división del mundo entre ganadores permanentes y perdedores permanentes. Las reglas del juego le deben dar a las economías en desarrollo cuando menos una oportunidad para ponerse al nivel de lo que conocemos como economías desarrolladas... y hacer que el fruto del crecimiento económico y del avance tecnológico sea accesible para todos. En particular, esto ayudaría a poner fine a la pobreza, uno de los peores problemas contemporáneos".

Putin puso de relieve la alianza de Rusia con China para construir precisamente ese nuevo orden mundial: "Así es como arreglamos el trabajo de la Unión Económica Euroasiática y llevamos a cabo negociaciones con nuestros socios, en particular en coordinación con el proyecto de la Franja Económica de la Ruta de la Seda, que China está implementando. Esperamos que fomente una amplia asociación euroasiática, que promete desenvolverse hasta llegar a ser uno de los centros formativos de una gran zona de integración euroasiática... Una tarea importante que tenemos es la de desarrollar el potencial humano. Solo un mundo con amplias oportunidades para todos, con trabajadores altamente calificados, con acceso al conocimiento y a una gran variedad de modos para realizar su potencial, se puede considerar verdaderamente libre".

Putin declaró que la carencia una perspectiva como esa para el futuro, es lo que destruye el alma misma del sector transatlántico. "Hay una falta de estrategia y de ideas para el futuro... El futuro no les atrae, sino que los asusta... La gente no vota en absoluto como les aconsejan los medios informativos oficiales y respetables, ni como les aconsejan que lo hagan los partidos mayoritarios". Finalmente, condenó la campaña electoral presidencial en Estados Unidos que "simplemente se escapa a todo límite", en su falta de discusión de temas substanciales programáticos.