20/11/2018
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Agosto 30 de 1867: El ex gobernador del estado y general Mariano Escobedo llega a Monterrey. Después de haber roto el cerco que protegía al emperador Maximiliano de Habsburgo en la ciudad de Querétaro, el 15 de mayo anterior, arribó Mariano Escobedo y el gobernador Manuel Z. Gómez, así como el alcalde de Monterrey Jesús Arreola, organizaron eventos multitudinarios para recibir a tan ilustre nuevoleonés.

  Mariano Escobedo de la Peña nació en Galeana en el año de 1826, iniciándose en las armas en la guerra de invasión norteamericana, y después se incorporó al ejército que dirigía el lampacense Santiago Vidaurri, para de ahí luchar en la Guerra de Reforma y en la segunda invasión francesa al lado de Ignacio Zaragoza, Porfirio Díaz y desde luego, don Benito Juárez. Escobedo tuvo el honor de haber sido quien remató al moribundo régimen imperialista y fusiló en el Cerro de las Campanas a Maximiliano, junto a MiguelGregorio de la Luz Atenógenes Miramón y Tarelo, así como a José Tomás de la Luz Mejía Camacho.

   Los nuevoleoneses estaban deseosos de verlo en persona pues desde su triunfo en Querétaro no sabían de él más que por las noticias que llegaban del centro del país. La recepción a Escobedo fue tal cual lo merecía: como todo un héroe nacional, pues sus carreras militar y política fueron muy prolíficas, y murió hasta 1902 en la Ciudad de México, esto significa que los nuevoleoneses lo disfrutaron y presumieron por casi cuatro décadas más.