13/11/2018
Editoriales

Aeroméxico y Cemex: ? ya ni vender es bueno... cuando no hay esperanzas ?

El estancamiento económico general, tanto en México como en los Estados Unidos y Europa, ha llevado a empresas como Cemex o Aeroméxico a tratar de "vender activos" como única forma de conseguir liquidez para mantener el pago de sus deudas.

La primera, la cementera que entró en proceso de crisis y bancarrota desde el 2009-2010 al reventar la burbuja mundial de las hipotecas, ofreció en venta su participación en Cementos Chihuahua de un 23% y así lo anunció el pasado 26 de enero. Hoy lunes sus operadores financieros anunciaron que "los colocadores no ejercieron su opción para adquirir 6.7 millones de acciones" que la empresa ofreció en el mercado bursátil. Cemex se propone obtener 8,777 millones de pesos en la venta de esa participación en la empresa chihuahuense la que ha sido mencionada como probable constructora del "muro de Trump" en la frontera.

Al parecer ni esa posibilidad hizo atractiva su compra debido al clima general de crecimiento bajo de la industria de la construcción. Por otro lado, la empresa Aeroméxico vendió un total de 32% de sus acciones totales a la norteamericana Delta Airlines y abrió la opción de que dicha empresa extranjera pueda obtener hasta un 49.5% del total de sus acciones. Esta vez la porción vendida lo fue en 299 millones de dólares, Sin embargo, cuando el anuncio se hizo la semana pasada las acciones de la aerolínea mexicana se cotizaban en 53 pesos y este lunes cayeron a 40.26 pesos, lo que indica que la "adquisición" no hizo más atractiva a la línea aérea como inversión en medio del encarecimiento de los precios de los boletos y la baja en su demanda; el estancamiento económico del país este año a sólo un 1.5% de crecimiento, y el alza de los combustibles todo lo cual hace poco redituable el "negocio" de las aerolíneas, la misma razón por la que la empresa decidió vender parte de sus activos, su bajo desempeño de los últimos años.