Nacional

Recordar para evitar muertes de inocentes, piden para este día 28

México - "Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día en nadie se debe confiar", dice una de las frases de la fiesta popular de bromas y engaños que se celebra cada 28 de diciembre en diversas partes del mundo.

La conmemoración del Día de los Inocentes tiene origen religioso, pero se desvirtuó en la Edad Media con la llamada "fiesta de los locos" que se celebraba en Europa entre el 24 y 31 de diciembre y en la que se cometía todo tipo de excesos, explicó el padre José de Jesús Aguilar.

En ese festejo eran comunes los disfraces y la música en una especie de carnaval que llegó a tener tantos abusos que fueron prohibidos por el rey Felipe II, hasta que con el tiempo se redujeron a bromas o a pedir algo prestado que se regresaría el 2 de febrero.

El evangelio de San Mateo señala que cuando los Reyes Magos buscaban al Niño Dios, pensaron que se encontraba en el Palacio de Jerusalén, con lo cual se enteró Herodes del nacimiento de un niño que llegaría a ser rey, detalló el sacerdote.

Al sentir amenazado su trono, Herodes pensó en privar de la vida a ese pequeño y sin decir sus intenciones pidió a los Reyes Magos que cuando lo encontraran le avisaran para ir a adorarlo, pero cuando llegaron al nacimiento de Jesús se les apareció un ángel.

Éste les avisó que no regresaran con Herodes, quien al darse cuenta que los magos lo habían engañado ordenó privar de la vida a todos los niños menores de dos años que vivían en Belén y sus alrededores, pero la sagrada familia logró escapar de esa amenaza.

El sacerdote explicó que así la Iglesia Católica conmemora el 28 de diciembre ese acontecimiento y pide por las personas inocentes que fueron asesinadas.

Sobre todo, recuerda y ora por las que mueren víctimas de actos delictivos como robos, secuestros, terrorismo, narcotráfico o negligencias médicas, entre otros accidentes y causas.

"Por falta de amor sigue muriendo el inocente a causa de la maldad de su prójimo y son a éstos a los que la Iglesia Católica recuerda en este Día de los Inocentes", subrayó.

Sin embargo, detalló que de forma coincidente se comenzaron a celebrar las llamadas "inocentadas", en las que se confundió la palabra inocente, que significa "el que no hace daño a nadie" con ingenuo o tonto.

De esta manera, en España la cantaleta decía: "Herodes mandó a Pilato, Pilato mandó a su gente y el que presta este día es un inocente", en tanto que en México se cambió a la frase que de todos es conocida cuando se piden dinero u objetos prestados.

El sacerdote José de Jesús Aguilar consideró válido divertirse en ese día sin hacer daño a los demás, pero lo más importe es luchar porque cada día mueran menos inocentes por la falta de cuidado o el egoísmo de la humanidad.