24/09/2018
Editoriales

El voto femenino

Una de las fundadoras del movimiento sufraguista británico era Emmeline Pankhurst

El llamado feminismo nació en el siglo XVIII con la Ilustración. Se planteaba la necesidad de que las mujeres tuvieran los mismos derechos políticos que los hombres, comenzando por el sufragio. Fue en la Nueva Zelanda de 1893 donde se les dio por primera vez la oportunidad de votar, aunque no tenían derecho a ser votadas, pero por algo se empezó. 

Así que en Australia del Sur se les dio ambos derechos empezando el siglo XX, en 1902. De allí seguirían Finlandia, Noruega, Dinamarca y otros países más, aunque en ninguno dejó de batallarse porque no sólo había hombres que se oponían, sino también algunas mujeres. Los detractores de aquellas feministas las acusaban de ser poco femeninas y de envidiar a los hombres.

Una de las fundadoras del movimiento sufraguista británico era Emmeline Pankhurst, quien una vez estaba arengando a un grupo de personas en Inglaterra, cuando un tipo le gritó:

_Señora, ¿a usted le gustaría ser hombre?

Y sin pensarlo, le respondió:

_A mí no, ¿Y a usted?