21/09/2018
Editoriales

Entrecurules 23 07 18

Las instrucciones dadas por AMLO a los futuros coordinadores parlamentarios de Morena tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, fue tajante, reducir los gastos del Poder Legislativo a 2 mil millones pesos, lo que implica bajar las dietas de los legisladores a un 50 por ciento.

 Por ejemplo la dieta actual de un diputado federal de 149 mil 230 pesos mensuales, la cual será de un 50 por ciento menos.

 Sin embargo, antes es necesario realizar cambios a la Ley Orgánica de la Cámara de Diputados y su reglamento. En fin, modificaciones al interior de los grupos parlamentarios, para que exista disciplina y orden.

 Y los legisladores locales están nerviosos y temerosos de que esta sacudida al Congreso federal, alcance a las legislaturas locales.

 Ricardo Monreal, futuro Coordinador de los Senadores de Morena y María Dolores Padierna de los diputados federales, dicen tienen todo para darle una buena "sacudida" al Congreso federal para terminar con privilegios y altos sueldos.

 Y hay que recordar que cuando AMLO estuvo al frente del Gobierno de la CDMX, comentó que primero hay que llegar al sistema, después sacudirlo.

 En esta idea están obsesionados tanto Monreal como Padierna, de achicar el aparato legislativo, de quitar todo lo que no sea necesario. Es un esfuerzo para reducir el presupuesto del 2019.

 Dicen ambos personajes, se trata de que sobre dinero y se mandé al Ejecutivo, en específico a la SHCP para que se destine a programas que demande la población.

 Este año, el presupuesto de la Cámara de Diputados fue de 8 mil 433 millones 435 mil pesos, mientras que el Senado manejó 4 mil 905 millones 20 mil 157 pesos.

 De acuerdo con Monreal, una de las primeras leyes que se discutirán en San Lázaro y deberá ratificar el Senado una vez aprobada, es la austeridad Republicana.

 Estamos hablando de una reducción de los altos sueldos; eso involucra a los tres poderes. Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

 Y reitera que serán cambios radicales ... Se sacudirá al Congreso, pues la revisión será exhaustiva.

Y los seis trabajadores están en oración permanente para que no les reduzcan sus sueldos. Y no sólo ellos, sino también los del Poder Ejecutivo y Judicial.

 Y diremos que AMLO ya está gobernando, sin ser aún el Presidente Constitucional de los Estados Unidos, sin respetar al actual Presidente, que les guste o no, sigue siendo el Presidente de todos mexicanos.

 Por todo esto, AMLO llegará muy desgastado a su toma de posesión.