22/Oct/2019
Editoriales

Academia Mexicana de la Historia

Se cumplen 100 años del nacimiento de la Asociación Mexicana de la Historia , que se fundara con el objetivo de reunir a los estudiosos en el campo de la Historia, que la investigan y la difunden y contribuyen a engrandecer el Patrimonio Cultural de México, así como salvaguardar los edificios, museos, bibliotecas, documentos y testimonios del pasado.

 Fundada el 12 de septiembre de 1919, sus 12 creadores fueron: Francisco Sosa, Francisco Plancarte y Navarrete, Ignacio Montes de Oca y Obregón , Luis García Pimentel, Francisco A de Icaza, Mariano Cuevas, Manuel Romero de Terreros, Jesús García Gutiérrez, Jesús Galindo y Villa, Juan B. Iguiniz, Genaro Estrada y su primer director, Luis González Obregón.

 Nació sin apoyo gubernamental, como una asociación civil, manteniéndose de la aportación de sus miembros. Su actual Presidente es Javier Garciadiego un gran historiador y académico.

 Por la Academia Mexicana de la Historia han pasado grandes personalidades como Jaime Torres Bodet, Edmundo O’Gorman, Miguel León-Portilla,  José Luis Martínez y Álvaro Matute entre otros. Sus miembros han obtenido 2 medallas Belisario Domínguez, un Premio Príncipe de Asturias, más de 20 Premios Nacionales y más de 200 Doctorados Honoris Causa.

 Cuando se fundó, la Historia no se enseñaba en las Universidades, no había la Carrera de Historia y el Colegio de México no existía. Después de fundarse la Academia, se comenzó a enseñar Historia. Cabe señalar el papel importante de las mujeres historiadoras siendo la primera, Clementina Díaz y de Ovando. Desde entonces, el ingreso de las mujeres ha sido constante.

 La Academia tiene como sede, un singular Edificio ubicado en la Plaza Carlos Pacheco,  a unas cuadras del Metro Balderas , cuyo inmueble posee una fachada del siglo XVIII y cuenta con un acervo bibliográfico y hemerográfico especializado disponible al público. En sus estantes se pueden consultar 90 mil volúmenes sobre Historia de México.

 La Institución, es correspondiente de la Real Academia de la Historia Española , con sede en Madrid y tampoco es ajena a sufrir estrecheces de carácter presupuestal que esperemos resuelva pronto para beneficio de la Cultura de México. Larga vida a la Academia Mexicana de la Historia.