24/Sep/2020
Editoriales

Restaurantes, hoteles y comercio en general

COLUMNA: ASESORÍA LEGAL

TEMA: RESTAURANTES, HOTELES Y COMERCIO EN GENERAL

LIC. JULIO CESAR ZAMUDIO -- DIRECTOR CORPORATIVO MERCADOTECNIA DE MEXICO

En nuestro país es muy común la envidia, la gente de escasos valores, no hay personas que tengan iniciativa, incluso, aun y trabajando las personas en restaurantes, abarrotes, comercio en general no atienden bien y como se merece a la gente tan solo por el hecho de hacerles el favor de comprarles sus productos, los empleados de restaurantes de alta cocina creen que le están haciendo un favor a la gente por el hecho de atenderlos, y no es así, la falta de capacitación por parte de empresarios restauranteros, hoteleros y empresas que atienden a clientes diariamente en su momento ven baja la actividad económica, ¿a qué se deriva? Los empresarios y comerciantes nunca usan la MERCADOTECNIA para subir su potencial como empresa o comercio, de hecho, las refaccionarias, gasolineras, gaseras, tiendas de conveniencia, de autoservicio, todos en general creen que le están haciendo un favor a la gente, el 98 % de los empleados de empresas, comercios, restaurantes, hoteles, etcétera, tienen una mente muy mediocre, tan solo en la Ciudad de México y el Estado de México los abarroteros abusan en la venta de sus productos, aun caducados los ponen a la venta importándole poco lo que a su cliente le pase al ingerir sus productos, lo mismo pasa con las tiendas de autoservicio, comprar carnes rojas o blanca en autoservicio es un peligro para la salud de las personas, ya que quienes etiquetan los precios alteran la caducidad de los productos, la gente se deja llevar por lo que ve, sin embargo, las carnes de las tiendas de autoservicio en México han llegado a estar totalmente descompuestas, lamentablemente los carniceros tampoco son higiénicos, las moscas rondan toda su carne y se paran en ella y así la despachan, tienen la carne a la vista de todos con el aire contaminado, en los hoteles de todo país cuando las personas se hospedan forzosamente les piden una identificación, incluso, esa identificación se la quedan hasta que el cliente se vaya, cuando los clientes preguntan el motivo del porque les retienen su documento estos le contestan que es orden de la fiscalía, de hecho, los mismos empleados de los hoteles han robado los datos de sus clientes o clonado la identificación oficial, es una mala estrategia pedir identificación, ya que curiosamente después son sorprendidos o los han intentado secuestrar, si a un cliente en un hotel usted le pide copia de su INE, o su credencial original y no se la regresa al momento, eso espanta a los que se vayan a hospedar y jamás regresan, eso quiere decir que hay demasiada inseguridad en el lugar y que no deben ni pueden hospedarse en esos hoteles, solo se llena una ficha con sus datos y hasta ahí, pero es una violación a los derechos de las personas retener un documento oficial o pedir copia de la misma, ¿fines? Clonar la tarjeta y robar datos de identidad, recuerde, NUNCA SE HOSPEDE donde le retengan su INE o le pidan copia de su credencial, los hoteleros no tienen ningún documento oficial expedido NO por la fiscalía sino tiene que ser expedido por un Juez para poder solicitar con argumentos, base, sustento y fundamento la retención de un documento oficial, y dicho documento de la autoridad tiene que estar a la vista de todos los clientes, de lo contrario, retírese del lugar porque su identidad e integridad están en riesgo, la mayoría de los hoteles de la Ciudad de México y Estado de México se dedican a la explotación sexual, tal como suele pasar en avenida taxqueña, un hotel que se llama Tijuana está rodeado de mujeres jóvenes que prostituyen y los dueños de los moteles y hoteles son quienes las explotan, retornando a los comercios, un poco más del 90 % de los restaurantes no tienen buen servicio, los mismos meseros y meseras hasta tratan de “tu” a los clientes que ven cómo van vestidos tal vez no de etiqueta, pero inmediatamente la gente tacha y etiqueta a las personas, esa es la falta de capacitación que los empleados no tienen, todos ellos tragan gracias a que los clientes les hacen el favor de entrar a sus restaurantes y de paso los meseros se atreven a pedir el 15 % de propina, tal y como ocurre en los restaurantes que están en el centro de la ciudad de puebla, en esos lugares los meseros aparte de ser unos inexpertos tratan mal a sus clientes, cuando se trata de gringos los atienden a cuerpo de rey como debe ser, pero a los mexicanos los tratan mal, la mayoría de los meseros en Puebla son nacidos en pueblitos y de orígenes INDIOS, tienen una mala educación y una falta de valores enorme, si algún día va a la ciudad de Puebla no consuma alimentos en los restaurantes que se encuentran cerca de la iglesia principal porque le van a pedir más del 15 % de propina y con un servicio pésimo, a los empresarios hoteleros y restauranteros poco les importa su negocio, ellos no contratan a nadie para capacitar a su personal, les da igual, de hecho, en plena pandemia no supieron manejar la situación y son personas que se dejan vencer, lo mismo pasa en las tiendas de abarrotes, un tendero nunca le va a dar las gracias por haberle comprado, los abarroteros ponen un negocio para no morirse de hambre pero que amen su negocio y atiendan a las personas como debe ser jamás se ha visto, es más, los abarroteros son unos abusivos porque los productos de primera necesidad es a lo que más le suben el precio, los empleados de las tiendas de conveniencia, autoservicio, abarrotes, gasolineras, pastelerías, tortillerías, restaurantes, ferreterías, boutiques de ropa, hoteles, imprentas, y todo tipo de giro comercial, nadie, absolutamente nadie te da las gracias por que usted le haya consumido, incluso, algunos dueños de comercios son unos prepotentes y hasta de mala gana te atienden, lo mismo pasa con los empleadillos que tienen, pero, todos ellos tragan gracias a que usted les consume sus productos, ojalá que con esta pandemia se den cuenta que en verdad necesitan a sus clientes y entonces les de las gracias por haberles comprado algo y no se mueran de hambre.