10/Apr/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Febrero 26 de 1983: muere en Ciudad de México, el ex gobernador Aarón Sáenz Garza. Nació en Monterrey, el 1 de junio de 1891, en el hogar de Juan Sáenz y Concepción Garza; tuvo siete hermanos, entre los que estaba el prócer de la educación Moisés Sáenz Garza. Aarón estudió su educación aquí hasta primer año de preparatoria en el Colegio Civil, y continuó sus estudios en el Ateneo Fuente de Saltillo. En 1909 empezó a estudiar Leyes, y en septiembre de 1910 asistió al Primer Congreso Nacional de Estudiantes en Ciudad de México, cuando se festejaba el Centenario de la Independencia e iniciaba la revolución maderista. Al ver el golpe de estado que Huerta dio, Aarón interrumpió sus estudios para ingresar a la revolución con el ejército de Carranza. Lo nombraron teniente y secretario particular del Gral. Álvaro Obregón, quien llegó a ser Jefe del ejército del noroeste. Parecía que Sáenz había nacido para ese ambiente y pronto lo nombraron capitán segundo, capitán primero, mayor, teniente coronel, y a los 24 años de edad, coronel de Estado Mayor. En la toma de Culiacán, se relacionó con su después esposa, Margarita Couret.

A la caída de Huerta fue comisionado militar de Jalisco, Colima y Sinaloa. Durante el choque contra Francisco Villa, participó en las batallas de Celaya, Trinidad y Santa Ana del Conde, Guanajuato, siendo testigo del accidente en que Álvaro Obregón resultó herido y amputado de un brazo. La lucha siguió y a partir de 1915 su trabajo fue direccionado por Obregón a lo administrativo y a lo político. Casó con su novia Curet en 1916 y en marzo de 1916, Carranza hizo a Obregón secretario de Guerra, llevándose a Sáenz como secretario particular. En 1917, Aarón fue ascendido a general brigadier y electo como diputado local por Viesca, Coahuila.

Pero la lucha entre Carranza y Obregón hizo que los carrancistas impugnaran su elección por ser de origen nuevoleonés, sin embargo la mayoría obregonista favoreció su permanencia en el Congreso, y llegó a presidirlo. Aarón siguió brillando y Carranza buscó neutralizarlo para las elecciones de 1920, por lo que en 1918 fue designado ministro de México en Brasil. Hasta que cayó Carranza y ascendió Obregón, Aarón regresó a México para ser subsecretario de Relaciones Exteriores, apoyando al Ing. Alberto J. Pani, en las negociaciones con Estados Unidos para el reconocimiento del Gobierno mexicano.

En marzo de 1923, Sáenz renunció para ser candidato a la gubernatura de Nuevo León, pero fue derrotado y regresó a la subsecretaría. Hasta que, en febrero de 1924, el presidente Obregón designó a Sáenz, secretario de Relaciones Exteriores, puesto al que renunció al término del gobierno obregonista, pero que Plutarco Elías Calles no aceptó y continuó en esa cartera. De nueva cuenta, Aarón Sáenz renunció para postularse por segunda ocasión a la gubernatura de Nuevo León, ahora exitosamente y rindió protesta ante el Congreso del estado en 1927. Mejoró la administración pública, saneando las finanzas y fomentando la economía estatal con carreteras, impulsando a la industria, el comercio y la agricultura.

El 26 de marzo de 1928, solicitó licencia, dejando el cargo a José Benítez para dirigir la campaña de Obregón, rumbo a su reelección. Consiguió aglutinar a 800 organizaciones políticas, llevando al triunfo electoral a su jefe Obregón, a quien le fue leal hasta los últimos momentos, pues cuando fue muerto en el atentado de La Bombilla, el presidente reelecto de México cayó muerto en sus brazos. Obviamente que el obregonismo buscó que Aarón Sáenz fuera el presidente, pero Plutarco Elías Calles decidió que fuera Pascual Ortiz Rubio. Sáenz regresó a la gubernatura y en febrero de 1930, solicitó nueva licencia para ser secretario de Educación Pública y después, secretario de Industria, Comercio y Trabajo.

Al término de su gestión ministerial, Sáenz fue candidato a senador en las elecciones del 3 de julio 1932, y se alzó con la victoria. Pero en diciembre, el presidente Abelardo Rodríguez lo nombró regente del Departamento del Distrito Federal, cargo que desempeña por dos años y medio, hasta el arribo de Lázaro Cárdenas como presidente de la República. Su enorme capacidad e influencias políticas le permitieron hacer un emporio económico en diversas áreas, como el azúcar, la banca, aeronáutica civil (Mexicana de Aviación), y en la metalurgia. Se convirtió en historiador testimonial, y en 1961 publicó La política internacional de la Revolución, obra que explica los Acuerdos de Bucareli en los que fue protagonista. Aarón Sáenz Garza, uno de los más grandes políticos que Nuevo León ha tenido, falleció en su casa de Lomas de Chapultepec, a los 92 años de edad, el 26 de febrero de 1983.