18/Aug/2019
Editoriales

Entrecurules 27 02 19

La tibieza de los diputados en las comparecencias como que las comparecencias de funcionarios ante el Congreso local, especialmente de la 75 Legislatura, no es su fuerte, pues todo indica que los servidores públicos que han acudido ya les tomaron la medida a los diputados, pues hasta ahora sólo han servido para su lucimiento.

Primero fue Jorge Longoria, Director de la Agencia Estatal del Transporte, quien hizo lo que le dio la gana durante su comparecencia y prácticamente jugó con los diputados, pero sin llegar a ningún acuerdo concreto tras 4 horas de comparecencia.

 Fueron prácticamente cuatro horas perdidas, donde Longoria sintió que pudo con los 42 diputados locales de la 75 Legislatura él solo y cuando algunos diputados lo provocaron al pedir su renuncia, él se salió por la tangente al decir que como no era sólo un señalamiento no tenía nada que contestar.

 Inclusive, el diputado Juan Carlos Ruiz García, del GLPAN, dijo al final que fueron cuatro horas, donde en las respuestas del funcionario fueron reiterativas.

 La conclusión fue que Longoria se puso de lado de los empresarios y en contra de los usuarios del transporte urbano.

 Y en la comparecencia del Secretario de Seguridad como que el patrón fue el mismo. Aldo Fasci también pateó el bote durante dos horas y también sin llegar a acuerdos concretos. La diferencia entre Longoria y Fasci al hablar de su renuncia, el primero dijo que es una decisión del Gobernador mantenerlo o no en el cargo y el segundo dijo que ese escrito está en el escritorio del mandatario.

Simplemente Aldo dijo que se requieren dos años para que vuelva la tranquilidad a Nuevo León y mientras tanto qué?, Nos iremos a vivir a otro estado y volver dentro de dos años. O como dijo el columnista Leopoldo Espinosa Benavides, la tranquilidad volverá hasta que se vaya el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón. Pobre Nuevo León.

Lo que tiene desconcertados a los ciudadanos, es la tibieza de los diputados integrantes de la Comisión de Justicia y Seguridad Pública del Estado, quienes parecen haberse contentado con que Aldo Fasci reconociera el problema de la inseguridad y que el tema se haya abordado de manera superficial.

 Y otra vez no fue presentada durante la comparecencia ninguna estrategia para contrarrestar esta crisis.

Algo le faltó a los diputados, sobre todo a los más experimentados para ser más enérgicos en esa comparecencia.

 En fin, el futuro de Nuevo León es la inseguridad por al menos dos años, pero el Gobernador dijo que los medios mal interpretamos a su Secretario de Seguridad, lo cual nadie cree.

Si los diputados piensan en otra comparecencia de cualquier otro funcionario gubernamental, deberán cambiar la estrategia, ser más enérgicos y llegar a acuerdos concretos en beneficio de sus representados.

Por lo pronto, tanto en la comparecencia de Longoria como en la de Fasci, los diputados no fueron ejemplares como quisieran quienes votaron por ellos.

Inclusive, esa tibieza de los diputados también se vio en la pasada glosa del Tercer Informe de Gobierno. Quizá los diputados deberán ponerse a reflexionar que no han hecho bien su papel a la hora de las comparecencias.

Sin embargo, falta evaluar en que otros aspectos han fallado. Ya lo comentaremos.