19/07/2019
Editoriales

Contigo o sin ti (quinta parte)

 

De inmediato el Wero se dirigió hacia donde estaba mi papá y lo tomó del hombro y se alejaron.
A lo lejos veía como el Wero le decía muchas cosas y mi papá con los brazos cruzados escuchando detenidamente.
En eso el Wero baja la mirada y mi papá le puso la mano en el hombro y se acercó hacia él.
Yo no podía ver más y moría por saber qué estaba pasando se dan un abrazo y el Wero se va, como desesperada me dirigí hacia donde estaba mi papá, me sonríe me dice ¿Bailamos? sólo le tomé la mano y nos fuimos a bailar.
No dijimos nada en la primera canción y a mediación de la segunda me dice:
Yo ya sé que siente él, pero quiero saber que sientes tú, estas muy chica para saber muchas cosas pero no tan chica para sentir, posiblemente te llame la atención porque es mayor o porque sólo lo comparas con su hermano, debes saber que cuentas conmigo y le agradecí la confianza que tuvo al decirme algo que yo ya esperaba que me comentaras y que no habías hecho.

 Le comenté a mi papá que no sabía cómo explicar pero que al final tampoco quiero lastimar a nadie, pero que mi Wero ¡me encantaba!
 Y me dijo sólo deja que él hable con su hermano, él lo hará y le pedí que no le dijera nada a mi mamá aún.
Ese día, la fiesta estuvo muy bella y me mantuve con mi papá, a mi Wero no lo veía, por más que volteaba a todos lados no daba con él, hasta cuando mi madre dice vámonos ya, para que no tengamos que pasar el puente tan tarde, en el momento que nos estamos despidiendo viene el Wero caminando con Adrián por un lado, en ese momento me sentí hasta mareada no quería nada más que irme, porque presentía que Adrián ya lo sabía.
Pero se acercan y se despiden como sin nada todo en paz.
Siempre hasta la fecha tengo la duda qué pasó ese día.
Pasamos unos días en la Isla del Padre con mi familia.
Regresamos y al tercer día me llama mi Wero se oía feliz y contento, me decía que iría a Reynosa sólo a dejar unas cosas y se regresaba a Monterrey y que hablaría con su mamá.
Recuerdo que esa noche platiqué con mi papá largo y tendido, me explicaba lo que era un noviazgo y el matrimonio, mis papás se casaron jóvenes mi madre de 18 y mi papá de 27.
Le decía como me imaginaba ese día especial  ¡ufff! creo que esa noche lo tenía harto de tanto hablar de mí y del Wero me sentía soñada, me comentó mi papá que platicaría con mi mamá poco a poco pero que no pasaría de esa semana.

 

Pasaron varios días y pensé que ya era el momento de platicarle a mi mamá, era mi peor temor.
Me acerco y le digo mamá ¿A qué edad te enamoraste?

Ya sabes, ¿por qué hija?

Por eso, ¿a qué edad? 16 y te casaste a los 18

¿Si, por qué?

 No nada más 
Y como estabas segura que sería papá.

Y se sentó a la orilla de la cama con un suspiro y dice: Eso no se explica, sólo se siente, yo sabía que era él.

Así siento yo mamá le comenté,

Sí, eso siente ¿Adrián es el indicado?

En ese momento se me revolvió el estómago y yo no
Y suena el teléfono:
¿Qué pasó? ¿Cómo? ¿dónde están hijo? Vamos para allá
Es Adrián, vamos Teresa está en el hospital van llegando está muy mal.
Me quedé con las palabras en la boca pero lo único que quería era ir para ver a mi Wero y estar con él, sabía que estaría muy triste
Llegamos al hospital mi Wero no estaba aún.

Adrián con los ojos hinchados de tanto llorar me acerqué y sólo dije hola pero de inmediato me alejé y me senté de lado de mi papá
El Wero llegó ya como 5 horas después, corriendo a ver a su mamá directo.
Recuerdo que sólo me vio me cierra el ojo y se metió.
Fueron 3 días súper cansados de ir y venir, recuerdo que yo no quería ir pero sólo lo hacía por mi Wero y mi mamá la verdad, ya habían hecho buena amistad entre ellas.
Estábamos despidiendo una noche en el hospital y en eso entran muchas enfermeras al cuarto, se empieza hacer mucho movimiento, le había dado un paro cardiaco fue algo ¡impresionante!
Adrián gritaba como loco ¡mamá! y era de esperarse siempre pegado a ella y claro al fin su mamá, se notaba el dolor terrible, el Wero muy lloroso pero más controlado y enfocado.
La estabilizaron pero le harían una cirugía a la señora Tere.


Un Miércoles a las 11 de la noche jamás olvidaré ese día
Se acerca la tía y le dice Adrián vamos, acompáñame por unas cosas que me pidió tu mamá.
El realmente estaba devastado intentaba acercarse a mí y yo jamás pude corresponderle esa atención porque mi corazón estaba en otro lado, y yo sentía que el Wero ya había hablado con él.
Exactamente a las 11:35 de la noche recuerdo porque estaba el reloj frente a mí, una enfermera se acerca y dice: ¿Eres Beba?

¿Mande?

¿Eres BEBA? me repite

Si soy yo

¿Podrías acompañarme?
Me lleva hacia el cuarto donde estaba la señora Tere.
Lo primero que veo es a mi Wero con la cara roja y los ojos de hinchados llenos de lágrimas, en ese momento no sabía qué pensar pero mi intuición era que le estaba diciendo a su mamá lo que nos queríamos.

Nerviosa me acerqué, ella tenía el oxígeno que le cubría su rostro, su cara estaba pálida y aquel peinado despampanante no estaba, sólo se veía a una persona chiquitita, me asuste al verla así.
Me acerco la tomo de la mano y me soltó, me sentí muy incómoda y en ese momento ella me tomó de la mano y con la otra movió la mascarilla de oxígeno
Le tomó la mano al Wero y las juntó, la mía, la de él y la de ella.
En eso momento regresó esa mujer que yo veía, y dijo con tono fuerte: Ya sé que está pasando aquí entre ustedes.

Yo de inmediato sonreí y el Wero también.
Necesito que aquí me juren…..coffff cofffff tosía y tosía 

Y yo con cara de imbécil de sonrisa a sonrisa moviendo la cabeza diciendo sí sí, que me juren que no van a lastimar Adrián, no quiero que sufra yo seguía diciendo que sí sí sí y veo a mi Wero tenía los ojos cerrados y las lágrimas en las mejillas, no quiero que lo lastimen, júrenme en este momento que jamás estarán juntos.

 ¡Nunca sabrá nada mi Gordo, Wero júralo!! Primero es tu hermano
El Wero empezó a llorar como desesperado y se hincó y dijo: Madre no me pida eso por el amor que me tiene, no me diga eso ¡por favor!  ya le explique mamá ¡no, por Dios!
Júralo Beba! Me decía y me jalaba la mano.
Señora pero usted sabe que con Adrián no.

Yo sé pero él no así que ¡Júralo!
En ese momento sólo quería salirme corriendo jalaba la mano y en el fondo me llené de coraje y pensé ¡maldita! ¡mil veces maldita!
Hay muchas mujeres y tu intentas con Adrián o si no sólo aléjate pero que jamás note que existe algo entre ustedes.

 

Entiende hijo primero es la sangre, le decía con cara de demonio.
En ese momento se pone peor de la tos y muy agitada.
Sólo me serené la mire a los ojos y le dije: Haré lo que me pide, juraré pero no sé hasta dónde pueda cumplir más, haré lo que este en mí, no estaré con su hijo así será, pero tampoco con Adrián.

En ese momento sentía que algo fuerte se me había encajado en el pecho, era un dolor que hasta pensé que yo me moriría primero que esa maldita mujer que fue la que se metió en mi vida y ahora me sacaba de ella como le dio la gana, sólo por un hombre sin valor

Ahora que lo recuerdo aún se me salen las lágrimas igual o peor que en ese momento, crió a un hijo tan estúpido e inútil que ella le tenía que buscar la pareja.
Le dije espero sepa lo que está haciendo señora Tere y me dijo; algún día serás madre y comprenderás, la solté con un gran jalón, mi Wero ya estaba de pie y la soltó también, se limpió la cara y le dijo: Cumpliré lo que me acabas de pedir sólo por el estado en el que estás, cumpliré, porque eres mi madre pero no porque Adrián lo merezca, lo amo es mi hermano pero no te has dado cuenta que al final a él no le importa nada, sólo hace lo que tú quieres.
Lo haré por respeto, pero espero que cuando te recuperes recapacites.

Tere: no creo recuperarme y me iré tranquila de que ustedes no serán rivales ni enemigos por ninguna extraña
Cuando lo dijo en ese momento me sacudió algo por dentro y dije posiblemente tenga la razón. 
Sólo me salí, no quería ver a nadie, mi padre venía caminando frente a mí y le dije sácame de aquí, no me preguntó mucho siento que él pensó que era por el mal estado de la señora que acababa de derrumbar todas mis ilusiones y deseos.
Me encerré en mi cuarto no quería ver a nadie, sólo lloraba era un dolor y la incomprensión de ese momento la cual hasta hoy la sigo teniendo.
Pasaron dos días y recuerdo que bañándome pensé, ojalá la señora se arrepienta cuando ya esté bien, en eso entra mi madre y dice ya falleció la señora Tere.


Sólo recuerdo que me quedé sentada en la regadera con una tristeza de una adolescente de 16 años que se había enamorado y que fue correspondida pero le exigían no sentir.
Obviamente no me interesaba ir al velorio estaba tan enojada de hecho parece mentira pero en este momento está la canción de Alejandra Guzmán y Franco de Vita cantando: Tan solo ti

 y me corazón se estruja al recordar todo…………….

Así es eras el cielo que jamás podré tocar, ¡ufff! que canción me llegó hasta esa pelvis que muchas nos reímos al leer cuando esta quería repagarse a mi Wero.
Todo tiene un porque y su momento por más que intentemos hay cosas que no son para uno o posiblemente a falta de valor no viví eso.


Mi madre lista para irse mi padre me dijo quédate tienes razón, sólo lo abrace fuerte sé que en ese momento posiblemente él lo veía como un capricho mío, sin saber que por dentro me moría.
Me quedé en casa y después de 4 horas sonó el teléfono
¿Amor? Me dice mi Wero

Yo no podía sacar ni una palabra sé que él sólo escuchaba mi respiración, sé que estás ahí hermosura, te extraño y te extrañaré toda la vida me dijo con la voz cortada, yo sólo preferí colgar.

 

 

Pasaron meses y no sabía nada de mi Wero Mucho menos del estúpido de Adrián,
posiblemente él ni enterado de nada, ha de andar como sin nada y yo pateando un bote, sola.

 Estaba en exámenes recuerdo que me concentré en eso y mis calificaciones eran las mejores, en la escuela todo excelente en casa yo más pacifica que nunca pero por dentro seca y triste.
Me sentía tan mal de no haber dicho no juro y punto.


Pasaron dos años sin salir mucho, dedicada al estudio sin mucho afán de andar con amigas todo era tratar de sobre vivir el día a día.
Saliendo un día ya tarde de la escuela terminé de dar clase iba como siempre, paso a paso hacia el coche, estaba casi por oscurecer, los últimos rayos del sol se veían y veo un phantom rojo hermoso que me llamó la atención y en eso se baja mi Wero, me dio tanta emoción y miedo a la vez.
Nos acercamos poco a poco, dábamos pasitos pero nos veíamos a los ojos fijamente, por primera vez no me estaba sonriendo mi Wero.

Estando a dos pasos, estira las manos y me pide las mías, me las besa una a una, 
Perdóname Beba pero ¡no puedo! ¡me estoy volviendo loco! 

Yo sólo brinqué sobre él y lloré, lo abracé tanto que aún recuerdo su respiración.
Así cargada caminó y me puso sobre la cajuela de su carro y nos quedamos abrazados por unos minutos sin decir nada.
Se hace para atrás y lo tomo del cuello ¿qué haremos?

Pues no podemos hacer nada, siento que sería imposible y no olvidaremos lo que juramos.
¿Adrián te ha buscado?  

¡Por Dios! jamás lo hizo ¡ni lo hará! exclamé!
Ese día me dice vamos a cenar, sin dudar dije que sí.
Pero hagamos esto ve a casa, arréglate como para ir a una fiesta ¿sí?

¿Cómo?

Sí para una fiesta ponte lo que más te guste, yo me iré arreglar y paso por ti.
Pero mi mamá te verá

De eso te arreglas tú, paso por ti y al fin volvió a sonreír.
Iba apresuradamente hacia la casa para arreglarme sentía que mi corazón se me saldría de la emoción ya quería llegar,
Entré a la casa y aventé mis cosas y de inmediato me arreglé, me puse un vestido que había usado para una fotografía familiar, me arreglé un poco el cabello y listo.


¿A dónde vas? me dice mi mamá

Iré a casa de Sonia hay una cena, algo de un familiar, mi mamá no dudó nada, sólo dijo me da gusto que salgas de nuevo.
Recuerdo que estaba pegada a la ventana cuando veo el carro pasar de inmediato me salí, corrí hasta la esquina. Yo sentía que me estaba escapando y que jamás volvería ¡iba feliz!.
Recuerdo que fuimos a un restaurante elegante, él se veía divino, mi Wero transmitía seguridad además de ese olor que jamás olvidaré.
Cenamos , todo iba espectacular.
Hasta que dice Amor esto es para ti ¡pensé que era un anillo de compromiso!!! Me emocioné tanto, pero al abrir eran unos aretes de un pequeño diamante que aún utilizo en ciertas ocasiones.
Me dice esto es la firma de nuestro amor, con esto siempre me recordarás, siempre estaremos cerca pero no juntos.
Comprendí que ahí terminaba todo.
Pero eso no me bastaba.

Al terminar de cenar y ya camino a casa, recuerdo que al pasar rumbo a casa en un alto, frente a un parque le dije ¿me das un beso?
El de inmediato estiró el cuello, recuerdo que lo besé tan intensamente que no pudimos parar sólo se orilló y empezó a besarme todo el cuerpo yo me movía para que el lograra besarme más, simplemente me quería fundir en él.

Para cuando menos pensé yo estaba montada sobre él en un movimiento brusco recuerdo haber accionado el claxon del carro y ni eso me distrajo. 
Yo quería sólo besarlo y no parar en eso me dice; no amor ya no, porque no pararé y le dije no pares.
 Le juramos a tu mamá no estar juntos para que tu hermano no sufra pero no juramos no hacer esto, me asusté de lo que dije y el simplemente se excitó más.
Prendió el coche. sí así es aunque no crean, lo prendió y entre besos y abrazos manejo hasta el sur de la ciudad llegamos a un motel yo no quería despegarme de él, como mono araña pegada de él, entramos al cuarto
No decíamos nada sólo eran besos y caricias.

¿Estas lista amor? No contesté y el seguía, en eso me empieza a besar el cuello y logra ir bajando, me voltea y me baja el zíper del vestido jamás olvidaré como me tocó las nalgas de una manera fuerte y a la vez tan sensual.
Me besa la espalda baja mientras me quita el brassier, sube de nuevo a besarme el cuello y se repega hacia mí, sintiendo su parte entre las nalgas ¡qué momento aquel!.
Jamás sentía nervio jamás me pregunté que sigue, yo sólo quería más.
Me voltea de nuevo de frente, mueve mi brassier y empieza a besarme los pechos de una manera tan suave que yo quería que pusiera más fuerza se baja hacia el ombligo ahí me empecé a poner algo nerviosa pero no quería que parara, del ombligo se fue a mi parte intima poco a poco entre los dientes y sus manos bajo mi calzón.
Sentí el roce se su lengua por fuera de mis labios y cómo poco a poco la introducía en mi vagina, con la otra mano mientras me acariciaba.
No me controlaba, en eso se sube y me vuelve a besar en la boca.
Mientras me dice ¡te necesito! Y siento la penetración en ese momento, entre dolor y placer era movimientos suaves lentos pero a la vez brusco para logran introducir todo, en ese momento toqué el cielo.
La noche fue mágica 
Hasta que se hinca a la orilla de la cama y dice:
Esto es nuestro inicio y final
No podíamos dejar esto abierto, ahora ya cerramos el circulo
No quise decir más porque tenía razón .
Solo lo abracé y le dije te amo y te amaré

Me besó la cara y manos y me dijo ¡te amo y te amaré!
 Camino a la casa no dijimos nada sólo íbamos tomados de la mano.

Mi madre tenía la luz de la cocina, ya estaba regresando a la realidad, esperando que no me hubiese visto.
Entré y me dice ¿todo bien?

Si madre todo bien, sé que ella entendió y no me cuestionó sobre esa llegada tarde jamás.

 

Hoy después de 22 años todo sigue vivo
Retomó su vida.
Yo retomé mi vida.
Siempre pensando en ese recuerdo que me llena de emoción
Sé que él está. 
Sabe que yo estoy.


Adrián ya lleva 4 matrimonios fallidos.

Yo retomé mi vida y estoy casada con hijos, muy feliz , pero sé que él está ahí.
Él apenas se casó el año pasado y me llamó antes de su boda. 
Él sabe que yo estoy aquí.

Por eso vivo la vida contigo o sin ti.
Pero porque sé que mi Wero está ahí.

Fin………