14/11/2018
Local

Conversatorio con José Luis Esquivel: periodismo y Mundial de futbol

 

Hablar de 1986 en México es sinónimo de futbol. Para José Luis Esquivel Hernández recordar la décimo tercer copa mundial es dignificar momentos de gloria y consolidación profesional como reportero deportivo.

 Con más de 40 años como periodista y profesor de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Esquivel Hernández dejó una huella permanente en las páginas deportivas del periódico El Norte.

 Acompañado de su libreta, pluma y cámara fotográfica, José Luis Esquivel vivió de cerca esta fiesta deportivo. Durante un mes, se esforzó en reseñar los partidos y entrevistar a los jugadores y protagonistas, para brindar información a la audiencia.

  “El Mundial tiene una importancia capital ¿qué tenemos que destacar nosotros como reporteros? todo aquello que quieren saber las personas que están retiradas del escenario, de países lejanos.

  “Mi recomendación siempre es que el reportero se ponga en el lugar de las audiencias y no adquiera un protagonismo, porque a veces te da cierta relevancia estar en la cancha”, señaló.

 Como periodista, José Luis Esquivel aseguró ser “ventajoso”, pues además de llevar la nota a su medio de comunicación, logró adentrarse a la cancha como fotógrafo e, incluso, entrevistar a jugadores mundialistas.

  “Decían: ‘señores, solamente se va a permitir un fotógrafo por medio para entrar a determinada área’. Yo era fotógrafo y al mismo tiempo estaba haciendo entrevista; si salían bien las fotos, bien, si no salían, en el periódico decían: 'lo que importa es la materia prima’, que es la información, el dato duro”, señaló el profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

  “Estar en la cancha representó que tenía que obtener el mayor número de entrevistas por la cercanía, pero era cuando se presentaba, porque tampoco era tan fácil. Yo no puedo presumir que entrevisté a Maradona, estaba prohibido que el reportero estuviera en la cancha”, recordó.

 

Reporteó mundial en el Estadio Universitario

 

Entrevistado en las tribunas del Estadio Universitario, en las mismas que hace 32 años observó el partido México contra Alemania, Esquivel Hernández comenta esa experiencia vivida el 21 de junio de 1986.

 "Ver el Estadio Universitario me envuelve de emoción por lo que representa para el Estado, para nuestra Universidad, para el país. Haber presenciado ese juego, esa ilusión de ver a México en la semifinal.

  “Era el sueño que tenía Bora Milutinovic y había prometido que con un Hugo Sánchez y con todos los demás jugadores que teníamos iba a ser posible, y no lo fue por esa circunstancia, el penalti que falló Sánchez".

 En este partido de la selección mexicana, Esquivel Hernández dejó la cancha de juego para reportear desde las gradas -y en compañía de sus dos hijos- uno de los encuentros más emotivos del mundial.

  “Mi hija quería venir, yo tenía mi acreditación de prensa, pasé como reportero con mis hijos. Hice mi trabajo, mi crónica, pero estaba vigilando a mis chiquillos a un lado y el ambiente era desde luego insuperable de las expectativas para que México pasara.

  “Monterrey no vivió un muy buen ambiente, el equipo que tenía más atractivo era Inglaterra. No había mucha asistencia ni en el Tec ni en el Universitario hasta que empiezan a crecer las expectativas en ese juego de Alemania y México”, detalló el reportero.

 Para el reportero de México '86 y Francia '98, la cobertura informativa del Mundial de Futbol se ha transformado por el desarrollo de la tecnología y las nuevas audiencias, sin embargo, la esencia del periodismo debe permanecer apegado a su esencia: objetividad, veracidad y responsabilidad.

  “Es importante hacer un calibre de lo más importante y decir por qué estoy aquí y para qué; con esa responsabilidad de informar a través de la imagen o a través de la letra impresa o, incluso, de las redes sociales ahora.

  “Les recomiendo a los reporteros que agarren su cámara, se especialicen en la fotografía, vivan los eventos de cerca. A mí me tocaron sucesos como una protesta en la banca, yo llegaba con mi cámara pero también entrevistaba; eso no lo podía hacer desde el palco”, aseguró el profesor universitario.

 El periodista José Luis Esquivel Hernández inició como reportero en una revista local en 1965, a los 20 años de edad. En 1971 comenzó a trabajar en el periódico El Norte, donde se desempeñó como reportero deportivo durante 27 años.

 Entre las experiencias de Esquivel como reportero está la cobertura informativa sobre el nacimiento de “La Ola” en el Estado Universitario, el 18 de septiembre de 1984 en un juego amistoso entre México y Argentina.

 En 1979 inició labores como profesor en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León, institución en la cual sigue activo en el programa de Maestría en Comunicación Deportiva.

  “Desde chiquillo me encantaba leer periódicos viejos de lo que fuera. Leía todos los periódicos que acababa llevándose el aire porque no tenía para comprar.

  “Ganaba concursos de oratoria, yo creo que era la comunicación en general la que me estaba llamando y luego me concentré en escribir”, aseguró.

 Cargado de balones autografiados y suvenir del Mundial México '86… sobre todo de anécdotas, José Luis Esquivel Hernández recorre los túneles del Estadio Universitario para dar por concluido este conversatorio de futbol y periodismo deportivo.