Nacional

Comportamiento del sector inmobiliario mexicano en el 2016

? 2016 cerrará con buenos números para el mundo inmobiliario de México. Los precios de la vivienda a la compra fueron los que registraron las apreciaciones más significativas.

? Comercial, vivienda, industrial y turísticos reportan un excelente 2016 y auguran en 2017 positivo gracias a innovadoras tendencias, el subsector corporativo se condujo de manera más cautelosa y todo parece indicar que así continuará el próximo año.

Ciudad de México.- A pocos días de concluir el 2016, realizar un breve análisis del comportamiento del sector inmobiliario en México es justo y necesario de cara a un 2017 que se vislumbra lleno de retos para todos los que formamos parte de él.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) este 2016, el sector cerrará con un crecimiento positivo del 6% con lo que continuará con una tendencia positiva que desde el 2015 se vislumbraba y que para 2017 se prevé continúe pese a las incertidumbres que el mercado plantea por la llegada de la Era Trump y un posible incremento en la depreciación del peso frente al dólar.

Para el portal inmobiliario Lamudi, dos son los subsectores que experimentaron un gran año: vivienda y comercial. El primero, reporta números sumamente favorables y mayores márgenes de utilidades tanto para inmobiliarias como para pequeños propietarios, específicamente la vivienda residencial y residencial plus reportan números más que positivos y para muestra el reporte de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), quien difundió que en el tercer trimestre de 2016 la vivienda vivió una apreciación del 11% con respecto al mismo período de 2015.

Acorde a esta información Lamudi reporta que el Estado de México y Nuevo León, se colocaron como las entidades con los departamentos más caros este 2016 pues en el territorio mexiquense el precio promedio a la venta rebasó los 12 millones mientras que en Nuevo León superó los 6 millones. En cuanto a casas han sido Puebla y la Ciudad de México, los estados con los precios más elevados, la zona residencial de Puebla ha tenido un crecimiento exponencial llegando a tener un precio promedio de 10 millones de pesos y en la CDMX se vendieron en poco más de 8 millones de pesos.

En cuanto al subsector comercial, no sólo rebasó en construcción a la vivienda también innovó gracias al concepto de usos mixtos, lo cuales buscan no sólo ofrecer un sinnúmero de comercios en el mismo lugar a sus usuarios, también quieren dar experiencias inolvidables que los coloque como los preferidos del nicho al que van dirigidos.

El subsector turístico e industrial representaron una combinación ganadora este 2016, pues este año México se consolidó como un país atractivo a la inversión industrial extranjera.

Gracias a la llegada de importantes empresas trasnacionales sus parques industriales se han especializado y ofrecen ventajas operativas únicas, aunado a esto en las regiones donde se han establecido, comienza a verse un crecimiento significativo del turismo de negocios, así como la demanda de vivienda en renta pues nuevas industrias y empresas requieren de mano de obra especializada que al mismo tiempo requiere de lugares para vivir, tal es el caso de la región Bajío y el Norte de la República, siendo Querétaro, Aguascalientes, Chihuahua y Ciudad Juárez, claros ejemplos de esta poderosa dupla inmobiliaria.

Finalmente, para Lamudi, el subsector corporativo es el que vivió un 2016 un poco diferente pues la depreciación del peso frente al dólar despertó reservas entre la demanda pues generalmente maneja sus precios en la moneda extranjera, además los signos de una posible sobreoferta en la Ciudad de México invitan a actuar de manera cautelosa y precavida para evitar caer en una guerra de precios en la capital mexicana y que ésta no se extienda al resto del país.