24/Feb/2020
Editoriales

Las Plazas de Monterrey. Las Alamedas, parte número cuatro

 

 

La Revolución maderista de 1910 terminó en 1913 con el cobarde asesinato del presidente Madero y el vicepresidente Pino Suárez, iniciándose la segunda etapa de la Revolución Mexicana. Este turbulento proceso se caracterizó por la rudeza utilizada entre los grupos antagónicos. Sin embargo, todos ellos coincidían en que el nombre de Porfirio Díaz era impronunciable, y por lo tanto en 1916, la Alameda Porfirio Díaz ya se llamaba Alameda Mariano Escobedo. Nadie protestó, y además desaparecieron los arcos del comercio y de la libertad, así como el monumento a la Victoria del 2 de Abril, quedando en pie sólo los arcos de los Héroes de la Independencia.

El antiporfirismo hizo que las magnas avenidas porfirianas llamadas Unión y Progreso, se re-bautizaran con los nombres de los mártires Madero y Pino Suárez. Ya interesados en el tema, los integrantes del Cabildo inmortalizaron a los protagonistas de la Reforma, modificando la nomenclatura de las principales avenidas de la ciudad para llamarlas Juárez, Ocampo, Escobedo, y Zaragoza. Al final hubo cierta flexibilidad y se conservaron algunos “nombres del pasado” como los del mismo Porfirio Díaz, Ramón Corona, Vicente Riva Palacio (héroe de varios episodios nacionales y luego colaborador de Díaz en el Plan de Tuxtepec) en calles de poco tránsito.

El periodo revolucionario (1910-1917) provocó, tal como sucede en cualquier guerra civil, escasez de recursos, migración y abandono de los espacios públicos. Por ello fue que hasta el año de 1916 se inició la remodelación de la ciudad, y a la Alameda Mariano Escobedo se le repararon las bancas y uno de sus arcos:

“(…) Sesión ordinaria del Lunes veinte de marzo de mil novecientos dieciséis(…), se aprobó también que se manden componer y pintar todas las bancas de las Plazas de esta Ciudad y componer a la vez el arco que la Fundición regaló al Municipio y que está colocado en la Alameda Mariano Escobedo, esquina Sur- Este.”

 

La falta de recursos en la Era pos revolucionaria afectó a la Alameda Escobedo

La crítica situación económica de la ciudad requería el apoyo de toda la población y en particular para la educación. En fragmento del acta de marzo de 1917 se informa la realización de una “jamaica”, es decir, un bazar o venta de artículos usados donados por los vecinos más pudientes, las cantidades conseguidas y el destino que se les dieron.

“(…) 19 de marzo de mil novecientos diecisiete.- (…) C. Alcalde Primero Don Antonio Garza Elizondo(…) Regidor Don Conrado Lozano, (…) Interventor de la jamaica celebrada en la Alameda Mariano Escobedo a beneficio de la Instrucción que de la entrada bruta de $ 3,216.09 (…) se gastaron por diversos conceptos $ 1.317.21 (…), quedando como producto liquido (…) $ 1,898.88 (…) según estracto de cuentas (…) depositada por la Junta de Mejoras en la casa de los Señores P. Milmo e hijos Sucursales., y dará cuenta oportunamente del destino que se acuerde dar al referido depósito.-(…).”

 

En los años veinte, la Alameda servía para los actos cívicos 

La Alameda Mariano Escobedo era el lugar ideal para celebrar masivamente los hechos cívicos nacionales, así como los locales. En 1919 se llevó a cabo un acto multitudinario en honor de los Constituyentes de 1857, destacando al constituyente federal por Nuevo León Manuel P. de Llano y a los constituyentes locales del Estado de Nuevo León y Coahuila: 

Por Monterrey: Manuel Prefecto de Llano, Domingo Martínez e Ignacio Galindo; por Cadereyta Jiménez, José María Dávila; por Montemorelos, Tomás Ballesteros; por Linares, Andrés Leal y Torrea; por Doctor Arroyo, Antonio Garza Benítez; por Villaldama, Juan Zuazua; por Saltillo, Antonio Valdez Carrillo; por Monclova, Simón Blanco; por Parras, Andrés Saturnino Viesca, y por Riogrande, Evaristo Madero.

“(…) 4 de febrero de 1919. Presidencia del Ciudadano Alcalde 1o. Juan M Garcia(…) el Alcalde 1o. hizo saber (…) que (…) mañana la fiesta (…)en honor de los Constituyentes de 57, debía presentarse en masa el Ayuntamiento, citándolos a las 9 1/2 de la mañana en la Alameda Mariano Escobedo.”

 

Desde aquella época se cerraban vialidades para la diversión familiar

La Alameda Mariano Escobedo era lugar preferente de la sociedad regiomontana y en esa época se iniciaron acciones gubernamentales que continúan realizándose. El mejoramiento del alumbrado público comenzó a considerarse como un acto de seguridad, y ya se cerraban vialidades para promover la diversión familiar:

“(…) Sesión ordinaria (…) 25 de mayo de 1922.- (…) Hilario Martínez, Alcalde Primero (…), Diputado Eduardo Martínez Célis sugeriéndo la idea de que se instale de manera mas eficaz el alumbrado de la Alameda Mariano Escobedo, con el fín de evitar atentados y faltas punibles como los que se han verificado (…).- Túrnese el presente ocurso a la Comisión de Alumbrado.- (entre otros asuntos de transito) se suspende el tráfico de vehículos en la Alameda Mariano Escobedo, de las cinco a las ocho horas del día, en virtud de que es el tiempo escogido por las familias y niños para pasear en dicho lugar, pues algunas veces han estado a punto de registrarse accidentes entre los vehículos referidos y los niños concurrentes allí.- Se acordó sobre todo esto que se vigilara extrictamente por que se cumpla con el Reglamento de Tráfico, así como que se reglamente de manera eficaz el paseo de vehículos en la Alameda Mariano Escobedo”

 

La Alameda tenía un alto flujo de paseantes… y era atractiva para ciertos vicios

En cierto momento se intentó reglamentar el uso social intensivo que se hacía de este paseo familiar que, por otra parte, comenzaba a tener problemas de prostitución:

“(…) 7 de noviembre de 1922. Bajo la Presidencia del C. Hilario Martínez Alcalde (…) el C. Regidor Arturo R. Delgado, proponiendo que se reglamente el Paseo que se hace en la Alameda Mariano Escobedo entre las 10 y las 12, pues este es bastante concurrido y sin la previa reglamentación podrían registrarse algunas desgracias que deben evitarse a toda costa.- Que asi mismo ha notado (…) presencia de mujeres de mala nota (…) debe también evitarse.- Se acordó designar 4 empleados del Cuerpo de Policía (…), asi como un agente de Sanidad que haga una estricta vigilancia en lo que a sus atribuciones corresponda”

 

Se instalan amenidades infantiles

El Club Rotario local instaló en 1923 la primera área de juegos infantiles de la ciudad en la Alameda Mariano Escobedo: resbaladeros, columpios, y pasamanos fueron una verdadera novedad pues ya se parecía a los grandes parques de los Estados Unidos y de Europa:

“(…) Sesión (…) el 27 de febrero de 1923. Bajo la Presidencia del C. Leocadio M. González (…) la solicitud hecha por el Club Rotarios de esta Ciudad, solicitando se les ceda el Sector sur de la Alameda Mariano Escobedo con objeto de formar un parque que será atendido por ellos y destinado a recreo de los niños; (…) es de accederse a lo solicitado por los ocurrentes en virtud de juzgarlo altamente benéfico. - aprobado”

En los años veinte del siglo pasado en la Alameda Mariano Escobedo se llegaron a celebrar actos cívicos importantes como el desfile del Centenario de la Constitución Local, evento que hoy día, desafortunadamente, es apenas celebrado por las autoridades pero que, en ese entonces era toda una fiesta popular.

“(…) Sesión ordinaria verificada el martes 6 de mayo de 1924.- Presidencia del C. Modesto B. Arreola (…) cita a todos los miembros del Concejo para que se reunan al día siguiente a las 7 horas en la Alameda Mariano Escobedo, con objeto de tomar parte en el gran desfile cívico (…) con que se conmemora el primer centenario de la Constitución del Estado de Nuevo León en Libre e Independiente”

 

Los problemas de la ciudad han sido recurrentes

Los vicios y fallas en las concesiones tampoco son novedad. Aquí vemos que se revoca la concesión de la limpia y atención de la ciudad al señor Ayala por desatender sus obligaciones, sobre todo en un problema importante como era la disposición correcta de los animales muertos:

“(…) 20 de junio de 1.924(…) el H. Ayuntamiento que se ha permitido convocar a sesión extraordinaria con objeto de tratar la rescisión del contrato de Limpieza y Riego (…)entre el Municipio y (…)Florentino Ayala jr., dado que se tienen múltiples quejas sobre la deficiencia del expresado servicio, citándose como casos concretos la existencia indefinida de animales en estado de descomposición en los alrededores de la Alameda Mariano Escobedo, falta de riego y barrido en muchas calles, entre ellas las de Abasolo, la Avenida Colón, las Calzadas y algunas otras.- Que en atención a lo expuesto se estimaba procedente en beneficio del Municipio la cancelación del contrato, puesto que con la cantidad mensual que tiene asignada en el Presupuesto el expresado Ramo, es lo bastante para dar un buen servicio.”

 

Se implementa una ruta de transporte público con destino a la Alameda

La importancia de la Alameda Mariano Escobedo es tal, que en 1925 se instaló una ruta de transporte público que pasara por ahí. Consignamos el texto del permiso:

“(…) 11 de Agosto de 1925.- Presidencia del C. Doctor Nicandro L. Taméz… (De la Comisión de Vehículos) sobre la solicitud de Doroteo Badillo, Pedro Arispe y demás firmantes relativa a la autorización para un nuevo circuito de comisiones de pasajeros con 10 de estos Vehículos, (…) que se denominara Alameda, Cuarteles y Corona y que recorrerá las calles de Arteaga, M. Nieto, Reforma, Villagrán, Aramberri, Escobedo y Padre Mier, para regresar por Juárez, Washington, P. Suárez y demás calles en sentido inverso hasta el punto de partida.- El dictámen establece que es de concederse el permiso para el nuevo circuito con la única salvedad de que la parada de los vehículos que hacen el servició "Juárez Nacional Cuarteles" esto es por la calle de Juárez entre las de P. Mier y Matamoros.- Aprobado por unanimidad.” 

 

Todos querían usar el espacio de la Alameda para sus actividades recreativas

Al llegar nuevas actividades recreativas solicitaban permiso para practicarlas en la Alameda Mariano Escobedo. La gran mayoría eran denegadas, como esta, cuando Monterrey tenía como gobierno un Concejo Municipal: 

“(…) 23 de Noviembre de 1926.- Bajo la Presidencia del C. Eleazar C. García Presidente del Concejo Municipal de esta Ciudad… De la Asociación de Jóvenes Patinadores de la Alameda Mariano Escobedo, por el que solicitan se les permita patinar tanto en la Alameda como en el tramo de la calle de Washigton entre Villagran y L. Valle.- Discutida la anterior solicitud desde luego y previas las prudentes indicaciones de los C.C. Concejales Amando García M., Carlos Villegas, Profesor Rodolfo Z. González y Pedro Treviño Guajardo se acordó desechar de plano aquella solicitud

La gran afluencia peatonal de la alameda Mariano Escobedo la hacía atractiva para el comercio, sin embargo, se defendía siempre la libertad de los espacios públicos:

“(…) 1o. de Marzo de 1927. Bajo la Presidencia del Ciudadano Jesús Maria Salinas(…) Dictámenes.-(…) la solicitud del Señor Antonio Villarreal quién solicita autorización para establecer un Kiosco destinado a la venta de dulces y frente en la esquina Nor-Este de la Alameda Mariano Escobedo dictamina en el sentido de que como desde la época del H. Concejo Municipal se prohibió terminantemente la instalación de esos puestos tanto en las Calzadas como en las calles pavimentadas por su intenso tráfico, es de parecer que en el presente caso se deseche de plano aquella solicitud. Aprobado”.- 

 

La Iniciativa Privada siempre ha aportado algo para mejorar nuestra Alameda.

La Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey ofreció a buen precio las “patas de las Bancas” pues los asientos eran de madera y luminarias; además incluyó el curioso término de “agentes mudos” es decir máquinas, aunque es difícil asegurar de qué tipo se trataba, puede suponerse que formaban parte de la instalación eléctrica.

“(…) 4 de Abril de 1927.- Bajo la Presidencia del C. Jesús Maria Salinas Jr… Aprobado. La Comisión de Junta de mejoras por cuanto a la nota relativa de la Cía. Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey quién ofrece presupuestos para la manufactura de patas de banca y arbotantes que se solicitaron con anterioridad, propone se agradezca el obsequio que hace esa negociación de los diez agentes mudos, así como por la reducción que ofrece hacer al Municipio del valor total que importan aquellos materiales; en el concepto de que de estos se ordenen cien patas para bancas utilizadas 30 en las Plaza del 27 de Septiembre y las restantes en la Alameda Mariano Escobedo (…).- Aprobándose el dictamen.”

 

El alcalde Jesús María Salinas quiso embellecer la ciudad, y la Alameda

En 1928, el Cabildo encabezado por Jesús María Salinas buscaba mejorar el aspecto de la ciudad, eliminando el camellón de Pino Suarez, pidiendo remodelar las fincas que, cercanas a la Alameda, conservaran aspecto rural, pensándose en la instalación de un zoológico, y en arreglar el parque infantil. Vale la pena leer toda el Acta respectiva: 

“(…) 31 de enero de 1928.- la Presidencia del C. Jesús Ma. Salinas Jr (…) somete al (…) Cabildo el estudio de (…)algunas modificaciones en la Alameda Mariano Escobedo, con el objeto de embellecerla, (…) con la ampliación del Paseo Pino Suárez destruir el andador externo y del lado Oriente de la Alameda,(…) que sería pertinente dar un plazo a los propietarios de fincas o terrenos ubicados en las cuadras que circundan la Alameda Mariano Escobedo a fín de que en alguna forma y dentro de ese plazo contribuyan al embellecimiento de ese Parque pués que hay construcciones defectuosas y todavía se ven cercas de piedra y de tablas viejas; agregando por último que el Señor Ingeniero Muguersa estuvo para hablarle a ese respecto y sugiriéndole algunas buenas ideas tendentes a obtener una transformación en la Alameda.- Aclarando por su parte el C. Síndico Paulino Benavides que no obstante que la Compañía Martin esta obligada conservar en buen estado el pavimento de la Alameda, no lo ha hecho estando actualmente en malas condiciones.- Sigue manifestando el Señor Alcalde Primero que entre los proyectos de que le ha hablado el Ingeniero Muguerza está el de arreglar unos arbotantes para quitar la instalación de alambres; así como también arreglar un Parque Zoológico que aún cuando su mantenimiento sea costoso podría obtenerse alguna cantidad cobrando cuotas moderadas por la entrada al mismo Parque, pudiéndose ademas dedicar alguna atención para arreglar convenientemente los Parques destinados a los niños estimando que para esto de seguro se contaría con las Colonias Extranjeras y residentes en la Ciudad, aún cuando por otra parte se necesitaría siempre hacer un gasto de consideración.- A su vez el C. Regidor Estrada manifiesta que (…) toma muy en cuenta la actitud elogiable que ha asumido el Ingeniero Muguerza pués que ha dedicádose con entusiasmo a ayudar en ésta forma al C. Alcalde Primero, pero que estima que antes de los proyectos de que se trata en la Alameda se tiene pendientes los trabajos que se han emprendido en la Plaza de la República, en cuya obra el Ayuntamiento debe de poner toda su atención no obstante que el Gobierno está interesado en ello; aclarando a éste respecto la Presidencia que el Gobierno se comprometió a llevar a cabo esas obras lo que ratifica el C. Síndico Paulino Benavides; (…).- Y como la Presidencia recordare sobre el plazo que pudiera darse a los propietarios circunvecinos de la Alameda para el arreglo de sus casas y finquen o cerquen los terrenos que den mal aspecto, el R. Ayuntamiento acordó que se señala el plazo de dos meses para aquel objeto a contar de la fecha en que los interesados o afectados queden enterados de ésta resolución Administrativa; resolución que se hace extensiva a las calles de Hidalgo y Bolívar en donde también se ven casas en muy malas condiciones”

 

Se intentó frenar el comercio ambulante

En la época cercana a 1928 el Ayuntamiento de Monterrey quería eliminar el comercio semifijo en las calles. Eran permitidos los canasteros o vendedores ambulantes de dulces, refrescos, lonches y globos de helio. Sin embargo, al estilo de muchas ciudades -como Tampico y la famosa refresquería El Globito- en la Alameda había un pequeño negocio que vendía nieves, refrescos, café y panes llamado “Café Centro Alameda”

“(…)6 de Julio de 1928. Bajo la Presidencia del Ciudadano Jesús María Salinas Jr (…) De la Señora Julia Quiroga Viuda de Palqueras (…)que (…) tiene celebrado un contrato para ocupar como arrendataria el local que existe en la Alameda Mariano Escobedo y que se denomina "Café Centro Alameda", cuyo contrato ha concluído; pide se celebre un nuevo contrato por (…) diez años bajo (…) pago ó de $ 50.00 mensuales, (…) introducir algunas mejoras de importancia (…) que importaran al deudor de $ 7.500.00, las cuales al concluirse este último contrato quedaran en beneficio de la Ciudad.- (…) se acordó turnar este asunto al Ciudadano Síndico Primero y Comisionado de Edificios Municipales que se sirvan dictaminar sobre él.”

A mediados de la década de los años treinta del siglo XX, la Alameda pasaba uno de sus recurrentes momentos de desatención. El cabildo no lo ignora y reconoce que no tiene en ese momento la capacidad económica para resolver el problema:

“(…) 3 del mes de Septiembre de 1935.- Presidencia del C. Heriberto Montemayor … El C. Regidor Mauricio González, (…) estima conveniente que la Alameda Mariano Escobedo, un paseo público de los más importantes de Monterrey, ha venido siendo olvidado, (…) debe ser objeto de una reforma para que constituya un verdadero (…) ornato para la Ciudad.- El C. Presidente Municipal aclara que precisamente fué uno de sus propósitos el hermosear dicho Parque público y en efecto el Ingeniero Muriel (…) viene haciendo estudios para tal objeto, pero (…) las condiciones económicas no permiten (…)afrontar un gasto de esa naturaleza, pero (…) no pasar desapercibido ese hecho y que tan luego como el Municipio pueda hacerlo o contar con la cooperación de algunas particulares para ese fín, se realizara ese proyecto.-“

Para mostrar el crecimiento del número de vendedores semi fijos, se publica esta Acta de Cabildo negando permiso a nuevas solicitudes como el establecimiento de un kiosco -puesto- para venta de refrescos en el área infantil de la Alameda:

“(…) 3 de marzo de 1936. Presidencia del Ciudadano Alberto Montemayor (…) Del Ciudadano Tirso Corona, solicitando permiso para establecer un puesto de refrescos, en el Parque Infantil de la Alameda Mariano Escobedo.- Con algunas aclaraciones del Ciudadano Presidente Municipal y de los Ciudadanos Regidores se acordó contestar al ocurrente, con dispensa de trámites que no se concede el permiso que solicita y además se tomó el acuerdo de que no se permita el establecimiento de un puesto mas en las calles de la Ciudad, en virtud de que se ha estado observando de que poco a poco se esta llenando de puestos semi-fijos que, aparte de estorbar el tránsito, presentan un aspecto poco edificante para la ciudad”

 

Se instala en La Alameda un Jardín de Niños

En 1944 se instaló un Jardín de niños o escuela preescolar en la Alameda, reduciendo su área de esparcimiento, para brindar este nuevo servicio educativo en la ciudad. Ciertamente ya existía un par de escuelas similares, pero ambas eran particulares y ésta fue la primera de carácter público fuera de la Normal, que por lo demás, servía para aprovechar el área de juegos públicos para los recreos de la institución.

“(…) Diez de Enero de mil novecientos cuarenta y cuatro(...) escrito presentado por el Regidor Ramón Moreno, Comisionado de Obras Públicas (…) que se aumente el esfuerzo que ha desarrollado la Administración Municipal en la construcción de escuelas, solicitando (…) aumentarse la cantidad correspondiente a Obras Públicas y Mejoras Materiales en el presupuesto de Egresos para el presente año, ya que la cantidad el año pasado fue insuficiente para estos fines. (…) se acordó (…) que no podrán distraerse cantidades destinadas a otras partidas, aprobándose destinar íntegramente, lo recaudado por (…) impuestos en los centros de espectáculos, a nuevas escuelas y a la terminación de los edificios del Jardín de Niños que se está levantando en la Alameda Mariano Escobedo, a la demolición y reconstrucción de la Escuela León Guzmán, así como a la terminación de la Demarcación Central de Policía. 

 

En vacaciones de verano se cerraba el tránsito alrededor de la Alameda

El alcalde Constancio Villareal decidió cerrar al tráfico vehicular las calles circundantes de la Alameda durante el periodo vacacional de verano para seguridad de los niños. Esto da idea de una ciudad más amable que podía cerrar calles del centro de la ciudad y muestra que aquella infancia era más saludable, pues la mayor parte de las actividades se realizaban al aire libre.

“(…) 27 de junio de mil novecientos cuarenta y cuatro, bajo la presidencia del C. Constancio Villarreal (…) El Secretario del Ayuntamiento, da lectura al escrito presentado por el Jefe del Comité de Recreación, Sr. Espiridión F. Cantú (…) que tomando en consideración de que se acercan las vacaciones sería conveniente cerrar el tráfico por los cuatro lados, los días lunes, miércoles y viernes de las 9 a las 11 horas y los días domingos de las 17 a las 22 horas, la Alameda Mariano Escobedo. Que ésto lo solicita con objeto de acondicionar dicho parque, para que los niños lo utilicen en sus juegos infantiles. El Ayuntamiento acuerda favorablemente a lo solicitado por el Jefe del Comité de Recreación”. 

 

Se concesiona en la Alameda una pista de patinaje

Veinte años después de su primera solicitud, los patinadores encuentran en la Alameda un espacio para practicar su deporte, en esta acta vemos concesionar un espacio en la Alameda para establecer una pista de patinaje:

“(…) 25 de noviembre de mil novecientos cuarenta y seis.- Presidencia del C. Félix Gonzalez Salinas(…) los CC. Regidores Comisionados de Ornato y Hacienda, en el escrito de los Sres. Edmundo F. Villarreal y Alfonso Villarreal S., en el sentido que es de otorgárseles concesión a dichos señores para instalar un salón de patinar en la Alameda Mariano Escobedo, contiguo al lugar en que está instalado el parque para niños, por el término de diez años y previo el pago del impuesto municipal respectivo.- Sometido a consideración del R. Ayuntamiento el dictámen anterior, fué aprobado por unanimidad”.

 

Se da permiso para el Cine Monterrey, frente a la Alameda

En diciembre de 1947 el Cabildo aprueba la existencia del Cine Monterrey frente a la Alameda por la calle de Aramberri, dándole un atractivo más a este paseo. También se propone el cierre de las rampas de acceso para vehículos, pues podría haber algún accidente; y finalmente se autoriza instalar la Feria de Navidad, que hoy conocemos como Feria del Pino, que estaba dispersa en diversas plazas y esquinas.

“ 1º de diciembre de mil novecientos cuarenta y siete.- Presidencia del C. Felix González Salinas(…) escrito presentado por el Señor Gabriel Alarcón, en repersentación de Instrucciónes Alarcón, S.A.,(…) solicita la autorización (…) para la explotación del espectaculo "Cine Monterrey" ubicado en las calles de Aramberri y Privada de la alameda de esta Ciudad. En el sentido de que debe concederse la autorización (…) previo el pago de los impuestos municipales que actualmente están en vigor.- (…) el dictámen anterior, fué aprobado por unanimidad(....) Con relación al cuarto punto (…)el C. Regidor Manuel Coello (…) la necesidad (…) clausura de las entradas a las calles exteriores de la Alameda (…) como medida de protección para los niños y familias que diariamente ocurren a ese paseo público.- (…) aprobado por unanimidad.- (…) el C. Doctor Tomás F. Iglesias (…) que se organice la Feria de Navidad en la Alameda; y quitar el feo aspecto que dan los puestos, que se instalan en la calle de Morelos y en algunas otras arterias de la Ciudad; proponiendo además que el producto de esos impuestos se aplique al fondo Pro-Monumento Escobedo.- (…) Regidor Antonio Espino manifestó que los comerciantes (…) del Sindicato han gestionado que se les conceda permiso para vender mercancías (…) en la calle de Morelos; pero que (…) estaba en la mejor disposición de colaborar para que en lo posible se reconcentren a la Alameda y tuviera mayor éxito la Feria de Navidad a que se refirió el Doctor Iglesias.- Discutido suficientemente este asunto se acordó que se organice la Feria de Navidad y se reconcentre a todos los comerciantes de juguetes y demás objetos, en la Alameda "Mariano Escobedo". 

 

Fracasa el primer proyecto del tren infantil

Tristemente en 1950, por problemas económicos, fracasó el primer proyecto de instalar un tren infantil en la Alameda. El inversionista pidió que se le autorice recoger los materiales que alcanzó a instalar, lo que finalmente se le autorizó, el tren se instalaría en el Parque Canoas unos años después.

“ 19 de mayo de mil novecientos cincuenta (…) bajo la Presidencia del C. Lic. Santos Cantú Salinas… La Secretaría d lectura al escrito presentado por el Sr. Alfonso Villarreal S. a nombre de "Diversiones Infantiles, S. de P. L., quien solicita que a cambio de renunciar a la concesión que se le otorgó a su representada para establecer un ferrocarril infantil en el lado poniente de la Alameda Mariano Escobedo, se le otorgue facultad de desmantelar las instalaciones del ferrocarril levantando los rieles, durmientes y material rodante, habiendose acordado se turnase a la Comisión que para el efecto existe para el estudio de las concesiones municipales”

 

Reinaugura el alcalde José Luis Lozano “La Licha” a la Alameda

En 1955 la Alameda Mariano Escobedo fue reinagurada luego de una importante remodelación, tanto de los juegos infantiles como de sus bancas por el alcalde, doctor José Luis Lozano “la Licha”. Era uno de los paseos mas concurridos por todos los segmentos sociales y grupos de edad; con juegos infantiles, café, y su proximidad al cine y la pista de patinaje le daban un aire mágico para adultos y niños, sobre todo entre estos últimos que determinaron esta como una de las mejores épocas de la Alameda. Además se estrenó un nuevo alumbrado.

“(…)11 de Marzo de mil novecientos cincuenta y cinco (…) con la presencia del C. Dr. José Luis Lozano(…) informa de los trabajos (…) en la Alameda Mariano Escobedo, en el arreglo de los Juegos Infantiles que serán inaugurados el domingo trece de los corrientes a las 17.00 horas.- Informa también que ha ordenado la reparación de las bancas instaladas, e invita a todos los Miembros del Cabildo para que le acompañen en la inauguración de dichos juegos infantiles“

“(…)1º de Julio de mil novecientos cincuenta y cinco, (…) bajo la Presidencia del C. Dr. José Luis Lozano, Presidente Municipal de esta Ciudad(…) informa que se esta instalando el alumbrado en el parque infantil de la Alameda Mariano Escobedo”.

Hasta aquí otro medio siglo de la historia de la Alameda Mariano Escobedo, una plaza de Monterrey, que es un bello lugar de esparcimiento público que ha evolucionado a la par que nuestra ciudad. Continuará con la última parte…

 

Fuentes

Actas del Cabildo de Monterrey, de las siguientes fechas: 20 de Marzo de 1917, 19 de marzo de 1917, 4 de Febrero de 1919, 25 de mayo de 1922, 7 de noviembre de 1922, 27 de Febrero de 1923, 6 de Mayo de 1924, 20 de Junio de 1924, 11 de Agosto de 1925, 16 de febrero de 1926, 23 de Noviembre de 1926, 1o de Marzo de 1927, 4 de Abril de 1927, 31 de Enero de 1928, 6 de Julio de 1928, 3 de Septiembre de 1935, 3 de Marzo de 1936, 10 de Enero de 1944, 27 de Junio de 1944, 25 de noviembre de mil 1946, 1 de diciembre de 1947, 19 de Mayo de 1950, 11 de Marzo de 1955, 1 de Julio de 1955.

Periodiodico Oficial del Estado, 1857, versión electrónica.