18/09/2018
Editoriales

REVOCACION DE MANDATO INSTRUMENTO DE MINORIAS

De lo que hasta hoy sabemos sobre la Ley de Participación Ciudadana recientemente aprobada por el Congreso local, el que contemple que para la figura de "revocación de mandato" se tengan que reunir las firmas de cuando menos un 10% del padrón electoral, es decir un 10 % de los que votarían si hoy se realizara una elección, es lo que no les parece bien o no les gusta a los que por años han promovido esa ley.

Es decir, asumen que un gobernador de Nuevo león puede ser removido de su cargo con las firmas de menos de un 10% de la ciudadanía en edad de votar y decidir. Esto equivale a una minoría pudiendo destituir a un gobernante que fue electo y tiene el mandato de una mayoría, que en el caso del actual gobernador fue de casi la mitad de los electores que participaron.

Si eso se concediera, es decir si un gobernante pudiera ser destituido solo por una pequeña minoría inconforme que no representara ni el 10% del padrón electoral, estaríamos poniendo las decisiones políticas del estado en manos de minorías poderosas que mediante el uso de los medios de comunicación pudieran lanzar una campaña de desestabilización contra un gobernante y podrían lograr destituirlo en función de sus intereses solamente y , muy probablemente, sin que la mayoría de los ciudadanos participarán o supieran el porqué. Incluso, el 10% de firmantes del padrón electoral que con templa la ley tal y como esta, sigue siendo una "muy minoritaria minoría".