22/10/2018
Editoriales

Julio 19 de 1824: Muere fusilado en Padilla Tamaulipas, Agustín de Iturbide, acusado de traición a la patria

Julio 19 de 1824: Muere fusilado en Padilla Tamaulipas, Agustín de Iturbide, acusado de traición a la patria. Nacido el 27 de septiembre de 1783 en Valladolid, Michoacán, en el hogar del rico español Joaquín de Iturbide y de la vallisoletana María Josefa de Arámburu, Agustín de Iturbide estudió en el seminario de Valladolid y después ingresó al ejército virreinal, donde hizo carrera grande.

   Fue uno de los participantes en el arresto de los conspiradores de Valladolid en 1809, entre los que se encontraba Ignacio Allende, uno de los más grandes héroes de la independencia mexicana. Iturbide, en 1815 derrotó a José María Morelos en Lomas de Santa María y fue derrotado en Cóporo por Ignacio López Rayón. En un balance militar, Iturbide sale airoso en sus enfrentamientos con los insurgentes, pero en donde le fue mejor es a la hora de las negociaciones de la paz con el insurgente Vicente Guerrero, pues Iturbide quedó al frente del ejército trigarante, producto del Plan de Iguala, que ya representaba tanto a los insurgentes como a los realistas.

   Además, fue quien consiguió concretar la independencia nacional con la firma de los tratados de Córdoba con Juan O´Donojú, teniente general de los ejércitos de España, quien era la máxima autoridad de España en México, después de la salida del virrey Apodaca. Luego de importantes trámites, Iturbide queda al frente del Imperio mexicano, pero antes de dos años ya había caído el Imperio, pues entre otros, Antonio López de Santa Anna y Guadalupe Victoria proclamaron el Plan de Veracruz que exigía la reinstalación del Congreso que Iturbide había desaparecido. Además, Santa Anna se levantó en armas exigiendo el establecimiento de una república, lo que era ir directamente en contra del emperador Iturbide.

   Además, en el frente político, Iturbide tampoco las traía todas consigo, pues varios legisladores, entre ellos destacaba nuestro paisano fray Servando teresa de Mier, le atacaban en todos los círculos opinantes, por lo que, ante las presiones, Iturbide renunció saliendo de la capital el 22 de marzo y embarcándose a Italia, en Europa el 11 de mayo.

   A principios de 1824 Iturbide anunció al Congreso que había decidido regresar a México, por lo que la Cámara lo declaró traidor. Ignorante del estatus que guardaba su persona ante la república, Iturbide zarpó de Londres el 4 de mayo y para el 14 de julio estaba ya en Soto La Marina, Nuevo Santander, hoy Tamaulipas. Al día siguiente desembarcó, pero sus antiguos amigos lo apresaron y trasladaron a Padilla, en donde fue fusilado.