25/Aug/2019
Editoriales

España y México son amigos

Del 18 de julio de 1936 hasta el 1 de abril de 1939 España padeció una cruenta Guerra Civil. Se trataba de un conflicto social, político y militar, consecuencia del golpe de estado del general Francisco Franco perpetrado desde el Marruecos español. Franco declaró su victoria en abril del 39 y dio paso a una dictadura que duraría hasta 1975. El llamado Bando Nacional se apoyó en el partido fascista Falange española, en la Iglesia Católica y la derecha conservadora. Se sustentaba en las clases privilegiadas. El alzamiento prendió en Sevilla, Baleares, Islas Canarias y Marruecos, Navarra, Burgos y Zaragoza.

En abril de 1937 Guernica fue bombardeada, después Bilbao fue tomada, Santander y Gijón. En 1938 los nacionales recuperaron Teruel y dividieron la zona republicana en dos partes tras entrar en Castellón. El gobierno respondió con la batalla del Ebro, que culminó en la derrota republicana, con 70 mil bajas. En México gobernaba Lázaro Cárdenas quien tuvo la brillante idea de apoyar a quienes quisieran venirse como refugiados políticos, y además, tuvo “servicio a domicilio” pues envió por refugiados y hasta por niños, conocidos como Los Niños de Morelia.

México y España sostienen relaciones amistosas, pero cuando estaba el franquismo a todo lo que daba, hubo una pausa, digamos, que duró cuatro décadas, hasta que México nombró embajador ante España al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz.