20/07/2018
Editoriales

Entrecurules 12 07 2018

Desde 1910 ha llovido y granizado sobre el suelo sagrado de la patria. Y como huracán que arrasará la hojarasca de las oligarquías estrujantes, ya pasó la etapa destructora de la Revolución Mexicana.

 Ese fragmento de discurso, fue pronunciado por Rafael Corrales Ayala, campeón internacional de oratoria y orador oficial de don Adolfo Ruiz Cortines ante la estatua de bronce del ex Presidente Álvaro Obregón un 17 de julio de 1952.

 El discurso fue para conmemorar un aniversario más del asesinato de Álvaro Obregón.

 Para Corrales Ayala, la Revolución Mexicana todavía no termina y sigue su curso. Pero la revolución ya no es un torbellino. Es un proceso de construcciones materiales, sociales y políticas que van incrementando el valor de México.

 Para Corrales Ayala, Obregón fue estadista, porque supo organizar un gobierno tendiente a devolverle a las instituciones el prestigio que ellas deben tener.

Por eso fue celoso del respeto a la opinión pública, dejando intacta la libertad de prensa en México.

 Y en ese homenaje, al conmemorar el 24 aniversario del asesinato de Obregón en el año de 1952 se le rindieron honores frente a la gran estatua de bronce que en interior de ese monumento se yergue, podríamos decir al pueblo mexicano: "acércate y contemplar, y si quieres tócalo; no es un ser sagrado, vino de ti, es uno de los tuyos, lo fuiste empujando hacia adelante hasta que lo hiciste Capitán.

Ahora lo ves muy alto y lo palpas y lo encuentras de bronce, pero estuvo hecho de carne, vibró como tú vibras y si está aquí fue porque supo interpretar tus demandas

 Porque en su corazón resonaron las ansias y tus dolores estremecieron sus fibras y te amó y supo defenderte.

Es oportuno hablar de Obregón ya que el próximo 17 de julio del 2018 se cumple un aniversario más de su muerte.