19/Aug/2019
Editoriales

Entrecurules 05 10 2018

La sesión ordinaria del Congreso local del miércoles 4 de octubre, terminó casi a las cuatro de la tarde, tras haber iniciado labores a las 11 de la mañana.  Fueron muchas horas de trabajo, lo que se reflejó en una alta productividad de asuntos despachados.

 Se entiende este arduo trabajo porque el miércoles fue cierre de semana, pero contrasta con el poco movimiento registrado ayer jueves, pues se vieron muy pocos diputados...

 Por ejemplo, ayer una de las pocas diputadas que acudió a su oficina fue Ivonne Bustos de la bancada del PVEM, quien se retiró de la torre administrativa del Congreso local alrededor de las 19 horas...

 Un día sin sesiones ordinarias y trabajo de comisión en el Congreso es un día muerto, porque no es lo mismo ver a los 42 diputados de las diferentes bancadas los lunes, los martes y los miércoles. Es mucho el movimiento de sus asesores, secretarias y ayudantes y público que acude a las galerías del recinto legislativo.

 Y los jueves y los viernes son días flojos porque no van todos los diputados porque tienen otros compromisos fuera del recinto, salvo que tengan citadas a algunas personas.

 Por lo tanto, los jueves y los viernes son malos días para ver a los diputados por parte de los ciudadanos.

 Este contraste de días de trabajo obligatorio con el no obligatorio, hace que haya menos vida en el recinto legislativo.

 Por todos es sabido que el trabajo es de lunes a viernes, pero sólo tres días a la semana puede ver a los diputados que es cuando sesionan.

 Hay que aclarar que los pocos diputados que van a sus oficinas los jueves y los viernes, trabajan al lado de sus asesores en presentar iniciativas de ley, pero hasta ahora poco ruido han hecho los legisladores si es que van a sus respectivos distritos a visitar a los que votaron por ellos. Es muy común que ya con el cargo de diputado se olviden de los ciudadanos que en ocasiones los buscan para labor de gestoría.

 La diputada María Dolores Leal tiene buen desempeño en su labor legislativa, pues es la tercera vez que es legisladora. También se ve muy hecha Ivonne Bustos, quien en legislaturas anteriores fue diputada suplente, pero del tricolor. Ahora es del PVEM, partido que hizo alianza con el tricolor.

Se espera que el lunes vuelva el movimiento en el Congreso, sobre todo porque la esposa del líder nacional del PT, Alberto Anaya, la diputada Lupita Rodríguez rendirá su protesta de ley.

 Por otra parte, muy comentado el asunto del vacío que le hacen sus propios compañeros de bancada a la diputada de Morena, Celia Alonso, cada vez que presenta un asunto. Algo debe estar pasando pues es un asunto que a su Coordinadora, Claudia Tapia, le vale y una diputada es una diputada y merece respeto.