15/11/2018
Editoriales

Entrecurules 19 08 18

Analistas de medios nacionales, alertaron sobre la hiperactividad de Andrés Manuel López Obrador y su afán irrefrenable de ejercer el poder, factores que pueden echar por la borda la esperanza de los 30 millones de mexicanos que votaron por él, pero también de los que no votaron por él para conducir al país por el camino correcto.

 Recomiendan, esos expertos que una buena dosis de reflexión y cautela en la toma de decisiones, así como una buena estrategia de comunicación, pueden evitar

que la esperanza surgida de su triunfo "se erosione antes de asumir el mandato como Presidente Constitucional".

 Lamentan que el tono sereno y conciliador de su primer discurso como virtual Presidente Electo que fue bien recibido por la ciudadanía, incluyendo a opositores críticos, ha ido cambiando por uno marcado por el apresuramiento, la confrontación y, en ocasiones la arbitrariedad.

 Entre esos analistas está Héctor Tajonar, Arturo Rodríguez García y Jorge Carrasco Araizaga. El segundo habla de los deslices autoritarios de López Obrador y el tercero señala que México está ante la gran oportunidad o la gran desilusión.

Inclusive la Coparmex tiene sus reservas hacia López Obrador al señalar que "esperamos lo mejor y nos preparamos para lo peor".

 En el lapso como virtual presidente electo muchos asuntos, de fondo o de efecto escenográfico, han acaparado la atención de la opinión pública y algunos de ellos han provocado desconcierto, incertidumbre, críticas e indignación en diversos sectores de la sociedad, incluyendo a muchos de sus correligionarios y a miembros destacados de su equipo de trabajo. Eso ha ocasionado una tensión creciente y riesgosa que convendría despresurizar.

 Entre una enumeración abreviada de esas fuertes controversias y presión, están:

 Negarse a modificar el artículo 102 de la Constitución para garantizar una Fiscalía General de la República que sea funcional e independiente del Ejecutivo, increpar a Consejeros del INE, cancelar el nuevo aeropuerto, vender el avión presidencial, la pifia del Papa, amenazar con despedir a 70 por ciento del personal de confianza del gobierno, imponer a virreyes para controlar a los gobernadores, convertir a Los Pinos en centro cultural, imponer una Constitución Moral, nombrar a Bartlett para dirigir la CFE, entre muchas cosas 

Lo que esperan los 30 millones de mexicanos que votaron por él, es que AMLO se convierta en hombre de Estado, capaz de resolver los grandes desafíos de la Nación: recuperar la seguridad de los mexicanos, combatir la pobreza y la desigualdad mediante una política de desarrollo económico con inclusión, además de cumplir con la misión principal del nuevo gobierno: erradicar la corrupción y la impunidad.