17/Sep/2019
Editoriales

Saber leer y escribir

Carlos I El Grande, conocido como Carlomagno, que fundó el Imperio Carolingio, rey de los Francos, rey de los Lombardos, y Sacro Emperador de Occidente, y que murió en el año de 814 de esta era, no sabía escribir; firmaba con una cruz. 

A pesar de la oscuridad que vivió Europa durante la época que relato, es importante que se haga énfasis en la existencia, aunque fuese raquítica, de algunos Centros de Estudios y cultura, sobre todo en las regiones periféricas de Inglaterra septentrional, Irlanda, España, e Italia meridional, en donde se recibían y daban las noticias de lo que sucedía en el mundo.

Y de manera sobresaliente en esta última Nación (Italia), que habiéndose sustraído a la ocupación longobarda, y abandonada a su suerte por los bizantinos, los italianos se vieron  constreñidos a ocuparse de sus propias necesidades y su defensa.

Aquí es importante subrayar que su cultura era tan fuerte, que los invasores fueron absorbidos culturalmente por los conquistados, quedando fuera de duda el vigoroso proceso de latinización que existía. 

Fueron los centros de estudio con su gramática, leyes, medicina, y retórica italiana, los que proveyeron  de esa fortaleza a la población conquistada militarmente, imponiendo su cultura, pese a su inferioridad castrensefrente a los ostrogodos y longobardos.

Con esos antecedentes, es más que evidente la importancia de la escritura.

Y nos da idea de lo paradójico que es nuestro tiempo, pues mientras la red de Internet tuvo en el año 2007 más de 1000 millones de usuarios, uno de cada dos seres humanos tiene problemas con el uso de la escritura, o la desconoce por completo. 

Hoy por la mañana prendí mi computadora. Automáticamente se conectó a Internet, y bajó más de treinta correos, abrió mis páginas de inicio, actualizó el lector de noticias, leí periódicos de varias partes del mundo, me mostró el clima de hoy, el tipo de cambio del peso respecto al dólar y al euro, y consulté a la Real Academia de la Lengua Española respecto al significado de una palabra. 

Y todo instantáneamente. 

Esa es una de las más grandes inequidades en la humanidad del siglo XXI, pues resulta impensable que en estos tiempos un ser humano analfabeto pudiera ser el líder en un País. 

Los que hoy aspiren a ser Carlomagnos tienen que saber muchas cosas, y para ello necesitan en primera instancia, estar informados y saber leer y escribir.