02/Dec/2020
Local

Otorga Escobedo certeza jurídica a 350 parejas en boda colectiva

 

Escobedo.- Para fortalecer el núcleo familiar y otorgarles certeza jurídica, el Gobierno de Escobedo realizó una Boda Colectiva donde 350 parejas se dieron el sí definitivo.

 Fue en la Unidad Deportiva Alianza Real, donde la Alcaldesa Clara Luz Flores Carrales y representantes del Gobierno Estatal, apadrinaron a las parejas que decidieron unirse en matrimonio.

La Alcaldesa explicó que con la realización de este evento, en el cual se formaliza la unión de las parejas, El Gobierno de Escobedo los apoya en su economía ya que no tuvieron que pagar por el trámite de una ceremonia civil que tiene un costo aproximado a los 2 mil pesos.

Clara Luz dijo que el ejemplo de esta valiosa e importante decisión lo pusieron Don Filemón  Díaz Jáuregui, de 85 años de edad y su esposa Francisca Gatica Rentería, de 71, quienes luego de 24 años de vivir en unión libre, decidieron unir sus vidas.

“El matrimonio es la formalización jurídica de una sociedad, y como ejemplo tenemos a Don Filemón quien desde hace 24 años vive con su ahora esposa Doña Francisca, y ahora tenemos el honor de ser sus padrinos en esta fecha tan importante para todos ellos”, señaló.

La pareja más joven la conformaron Juan Jesús Zarate, de 19 años de edad, y Leticia Franco Aguilar, de 18.

La Alcaldesa Clara Luz Flores Carrales felicitó en este día tan especial a las parejas por el paso que decidieron tomar de forma conjunta y que les marcará por siempre sus vidas y a las de sus familias.

La ceremonia se llevó a cabo en el área verde de la Unidad Deportiva de la Alianza Real a donde llegaron los contrayentes acompañados de familiares y amigos, quienes también fueron testigos del enlace.

Encabezados por la juez  Martha Dalia Guerra Garza, titular de la oficialía del Registro Civil número 1, las autoridades  llenaron las solicitudes de los contrayentes y luego del protocolo que los une ya como marido y mujer, Autoridades y Padrinos de Honor les entregaron a las parejas las constancias que los avalan ante la sociedad como matrimonio para de forma posterior participar en la fiesta, la cual consistió en un brindis, reparto de pastel y degustación de bocadillos sin faltar la tradicional fotografía del recuerdo.