07/Aug/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Julio 10 de 1839: Asume el general Nicolás Bravo Rueda la presidencia de la República, cargo que abandonó -tal como acostumbraba- Antonio López de Santa Anna, y con ello Nicolás estuvo a cargo del poder político nacional, pues no permitió que le dieran instrucciones. Sin embargo, el día 19 de ese mismo mes de julio, Bravo entregó el poder a Anastasio Bustamante, a quien le correspondía el puesto según la Constitución General de la República. Nicolás Bravo fue un militar respetado y heroico que llegó a ser presidente de México en un par de ocasiones más. En las tres oportunidades que estuvo al frente del gobierno mexicano, Bravo intentó cancelar las disposiciones oficiales de López de Santa Anna, pero nunca pudo concretar esos cambios. Nicolás Bravo estaba ya retirado en 1846 cuando sobrevino la invasión norteamericana, y Bravo sintió la necesidad de actuar por lo que regresó a ser militar activo para combatir a los invasores. Dirigió la defensa de la Ciudad de México durante el asedio al Castillo de Chapultepec, y enfrentó la Batalla de Chapultepec. Nicolás Bravo murió a los 67 años de edad en su pueblo natal, Chichihualco, México.