23/04/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

 

Enero 12 de 1906: Nace en Hidalgo, N.L. Tomás Cueva Domínguez, quien sería un destacado dirigente sindical. Recibió las rudimentarias enseñanzas en su pueblo, y vino a Monterrey para continuar sus estudios. Se matriculó en el Colegio Civil donde estudió la educación secundaria, y desde joven trabajaba en los Ferrocarriles Nacionales, donde encontró su inspiración para buscar un liderazgo sindical hasta que lo consiguió en ese gremio ferrocarrilero.

Permeaba en esos círculos de trabajadores las tesis y doctrina socialista, por lo que se inscribió en el PCM, Partido Comunista Mexicano, con ligas internacionales. Su capacidad de liderazgo no pasó desapercibida por su instituto político, que le propició viajar a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en tiempos de Joseph Stalin, a quien alguna vez Cueva logró saludar. En nuestra ciudad, Tomás Cueva convocó a la fundación del Comité de Defensa Proletaria, y en 1936, hizo lo propio con la Federación de Trabajadores de Nuevo León, actual CTM, convirtiéndose en su primer Secretario Ejecutivo. a nombre de esa central obrera Tomás Cueva convocó y organizó una protesta en la Plaza Zaragoza de Monterrey, el 29 de julio de 1936 que, desde luego, no tenía el permiso del gobernador Anacleto Guerrero, quien acababa de tomar el poder en el Estado. Se trataba de un mitin para exigir respeto a las organizaciones sindicales, a la ley de inquilinato, y en contra de los grupos llamados Guardias Blancas que brindaban seguridad a los grandes empresarios y ya se habían constituido en una especie de fuerza pública, pero de carácter privada, que reprimían a los sindicalistas.

Esta manifestación obrera fue considerada una provocación por algunos empresarios que ese día se encontraban enfrente, por la calle de Zuazua, en el Casino Monterrey. Inició un zafarrancho del que salieron heridos varios manifestantes, entre ellos Tomás Cueva, y murieron tres obreros que se encontraban en el mencionado evento. Estando fuera de la CTM, Cueva continuó su trayectoria de líder, con las banderas de la Federación de Partidos del Pueblo, hasta que en 1959 fue detenido por el delito de disolución social, pero fue absuelto por falta de pruebas. Este aguerrido líder nuevoleonés murió a los 76 años de vida en nuestra ciudad de Monterrey.