22/Oct/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Septiembre 16 de 1847: en la Villa de Guadalupe, Antonio López de Santa Anna renuncia a la presidencia de la República, al mismo tiempo que el ejército invasor norteamericano comandado por el general Winfield Scott toma plena posesión del zócalo de la Ciudad de México. Desde el día 14 habían ocurrido disturbios abiertos, robos a comercios y agresiones populares contra los invasores en diversos barrios capitalinos. En respuesta, Scott giró instrucciones para que los soldados norteamericanos aprehendieran y fusilaran a varios manifestantes y así la gente del pueblo supiera quien tenía el control militar. El día 15 la caballería mexicana que estaba en Guadalupe Hidalgo había incursionado rumbo al centro de la Ciudad, pero recibe órdenes de mejor regresarse, pues ya habían probado la metralla de los crueles invasores. Ante la renuncia de Santa Anna, Manuel de la Peña y Peña, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, asume la presidencia de la República. Y Santa Anna, por su parte, como seguía siendo el jefe del ejército defensor, salió rumbo a Puebla. Allí choca con Thomas Childs, quien controlaba la ciudad por nombramiento de Scott, pero del encuentro armado, no sale un triunfador claro. Después siguió la salida del presidente De la Peña a Toluca y desde ahí convocó a los gobernadores mexicanos a reunirse en Querétaro, pues la tragedia nacional no tenía precedentes. Lo que sigue, es motivo de otro texto…