13/11/2018
Editoriales

EN TEXAS HABLAN YA DE UNA "DEPRESIÓN PETROLERA"

De todos los comentarios sobre el derrumbe financiero que continúa y se empeora con los días, ninguno tan sensible como el que emitió el Banco de la Reserva Federal de Dallas, el cual informa en su encuesta de enero sobre las condiciones de la industria en Texas y en Louisiana, en donde todo se está derrumbando. El informe califica la situación de "una depresión del petróleo y del gas". El 21% de todas las compañías han desempleado trabajadores y cerrado instalaciones, y todos los diversos aspectos de la encuesta y pronóstico se comparan con los niveles de 2008, o son peores.

El diario británico Financial Times del 24 de enero tiene un artículo titulado "U.S. Junk-Rated Debt Hits Two-Decade Low" (La deuda calificad de chatarra en EU en su nivel más bajo de dos décadas). Se refiere a la burbuja de $1 billón de dólares (un millón de millones) de la deuda de alto rendimiento y alto riesgo que es la "deuda de energía", ahora tiene un valore de mercado de 56 centavos por dólar en promedio, informa el FT, citando a la firma calificadora Moody's. De las compañías de producción y exploración, el 11% de su deuda estaba en incumplimiento tan solo en diciembre. "Los inversionistas están apuntando a otro pico en las bancarrotas", dice el FT. Una de las bancarrotas más grandes parece que se asoma esta semana, la de Sandridge Resources, que tiene una deuda de $4,000 millones de dólares.

El portal electrónico noticioso Oilprice.com, tiene un artículo titulado "Oil Crash Only the Tip of the Iceberg" (El crac del petróleo es solo la punta del témpano) y dice que el 11% estimado es demasiado bajo, (solo cubre diciembre) y el verdadero total de deuda de energía en incumplimiento es de unos $180,000 millones, 18% del sector de alto riesgo, según la agencia calificadora Standard & Poor's. S&P dice también que el 50% de toda esta deuda se hundirá si no hay un aumento rápido y grande en el precio del petróleo.

Oilprice también señala que en 1987 fue el derrumbe en el precio del petróleo y de la deuda lo que detonó el crac del mercado de valores y de bienes raíces; lo mismo fue en el crac de 2008 con el derrumbe de la deuda de alto rendimiento y alto riesgo (hipotecas); y ahora mismo la deuda petrolera es una burbuja mayor y la caída del precio mucho peor, con una pérdida de valor ya mayor del que hubo en cualquiera de los períodos anteriores.