24/09/2018
Editoriales

Rotación de personal, culpa de reforma laboral

Aunque en Nuevo León un porcentaje de 8.12% de rotación laboral durante el 2016 es considerado un problema grave, existen estados como Querétaro en donde los Ejecutivos de relaciones Industriales lo reportan hasta de un 26% y "en algunas empresas hasta de 80%" y lo consideran; "un cáncer para las empresas".

La media nacional en el 2016 fue de 5.38% según el INEGI. Se trata de los trabajadores que abandonan pronto su puesto de trabajo, es decir, unas pocas semanas o meses después de haber sido entrevistados, evaluados y capacitados hasta por dos o tres meses ocasionando grandes pérdidas a las empresas que se ven obligadas a repetir el mismo proceso y los mismos gastos con los sustitutos que llegan a ocupar la vacante dejada por el trabajador que abandona su empleo. Aquí en Nuevo León la CAINTRA atribuyó esta rotación al "pirateo" de mano de obra entre empresas. Sin embargo, Placido Garza del Sistema de Integración de Mercados atribuyó la alta rotación laboral a los bajos salarios y al maltrato de los trabajadores por parte de directivos "sin capacidad de liderazgo". Fernando Turner, secretario de Economía del Gobierno de Nuevo León, lo atribuyó también a los bajos salarios y a la creencia de los empresarios de que con esos bajos salarios se es "más competitivo". Dado que es un fenómeno global, el diario español El País realizó varios reportajes sobre el tema en el 2015 y en el 2016 y atribuyó la alta rotación de hasta 25%, las propias reformas laborales que otorgan sólo "contratos temporales" y bajos salarios o el "abaratamiento de la plantilla laboral". Según el diario, los trabajadores, especialmente los llamados "millennials" o jóvenes de entre 18 y 34 años, si no se sienten cómodos o que se están realizando o ganando suficiente para vivir, dejan los empleos lo cual es muy fácil porque sus contratos son de sólo semanas.

De esta forma en España la rotación laboral se ha incrementado desde la aplicación de las reformas laborales de entre 2012 y 2013 impuesto por la Unión Europea. En México es similar pues la rotación laboral o el abandono de empleos se incrementó desde la imposición de esas mismas reformas y la llamada "flexibilización laboral" previa a las reformas y ahora es causa de grandes pérdidas para las empresas y, sobre todo, de la incapacidad de esas empresas de desarrollar una planta laboral experimentada y productiva debido a su constante renovación.

Las ganancias que las empresas esperan obtener por pagar contratos temporales, bajos salarios y por las facilidades para despedir a los trabajadores, se les han revertido en la forma de grandes pérdidas por la rotación laboral.