04/Apr/2020
Editoriales

Entrecurules 05 10 19

El Congreso de Nuevo León, una vez que sea notificado sobre la suspensión concedida por un Ministro de la Corte, Eduardo Medina Mora para no castigar al Gobernador Jaime Rodríguez y al Secretario General de Gobierno, Manuel González, apelará ante la SCJN, porque no está de acuerdo con la decisión tomada, pero no detendrá el proceso.

Sin embargo, no podrán castigar a ambos, hasta que se resuelva esta controversia constitucional, admitida precisamente por el Ministro ya citado.

Sólo hecho de haber dado entrada a esta controversia, hará el proceso más largo, pues se estima que podría durar un año todo el procedimiento  y ahora los diputados señalan que el Gobernador y su secretario, sólo toman tiempo.

Confía el Congreso que la apelación sea favorable para poder sancionar a ambos funcionarios.

Hay indignación  pues en el Congreso de Nuevo León por la decisión de suspender al menos por un tiempo considerable tanto a Jaime Rodríguez como a Manuel González Flores.

Las reglas procesales ya fueron aprobadas y el procedimiento, pese a esa decisión, está en marcha y si los dos no usan el derecho de audiencia que les concede el Congreso es decisión de ellos.

Sin embargo, esperemos a ver qué sucede pues por culpa de Medina Mora el Congreso no  podrá cumplir la orden del TEPJF y veremos también qué dice esta última institución.

La verdad de  las cosas, la suspensión sólo alarga la sanción y veremos que dice el TEPJF pues con la decisión ahora los diputados están maniatados para cumplir la misión que les fue encomendada.

Por lo pronto, Medina Mora entrampó el proceso y de pasada renuncia. ¿Qué dirá la autoridad electoral? Acaso dirá que el Congreso entró en desacato, situación muy discutible, pues cuando todo parecía ir bien, ocurre esta sorpresa.

Desde luego que mientras el Congreso está sumamente molesto con la decisión de Medina Mora, el que está feliz es el Gobernador y su Secretario General de Gobierno,  porque efectivamente, ambos sólo toman tiempo.

Veremos qué sucede posteriormente, pues los diputados y los ciudadanos ahora están confundidos y cada día, aunque se salve el Gobernador, su popularidad está por los suelos con tanta promesa incumplida y  muchas obras detenidas.

En fin, veremos qué pasa.