06/Jul/2020
Editoriales

Los presos y presas también tienen derechos

COLUMNA: ASESORIA LEGAL

TEMA:  LOS PRESOS Y PRESAS TAMBIEN TIENEN DERECHOS

LIC. JULIO CESAR ZAMUDIO -- DIRECTOR CORPORATIVO MERCADOTECNIA DE MEXICO

 

Todos en esta vida cometemos errores, nadie queda absuelto de ello, cuando una persona ya sea hombre o mujer salen de prisión casi siempre son rechazados por la sociedad tan solo por el hecho de haber estado en una prisión, hay quienes cometieron delitos y hay quienes no lo cometieron, las cárceles se levantan como el emblema central del castigo, las cárceles no solo permiten el encierro de personas, sino que también las aísla, las margina de la sociedad, los limita de vínculos con otros y otras, en la mayoría de las ocasiones se les priva de las atenciones médicas, vulnera sus derechos, configurándose en un apartheid social, donde se justifica el uso de la violencia y los actos vejatorios hacia las internas e internos, en muchas ocasiones los impartidores de justicia no actúan dentro del marco legal, abusando y excediéndose en el ejercicio de sus funciones, no hablo de las autoridades penitenciarias, hablo de que los gobiernos deben otorgar mayores recursos económicos a todas las prisiones para poder alimentar correctamente a los internos e internas, ha habido ocasiones donde incluso las mujeres embarazadas son detenidas y sus hijos nacen en ese ambiente, a veces sus hijos les son arrebatados y entregados al DIF para ponerlos en algún albergue y darlos en adopción, mas no debe ser así, no creo que a alguna funcionaria de gobierno le quiten a su hijo o hija y la den en adopción, de inmediato movería hilos políticos para que eso no sucediera, sin embargo, las presas que son embarazadas corren ese grave riesgo, se les debe permitir tener a sus hijos con ellas para su alimentación mamaria, posteriormente podrían ser entregados a algún familiar bajo su consentimiento pero no hacerlas firmar obligatoriamente bajo chantajes ni amenazas para dar a sus hijos en adopción a quienes ellas no quieran y quienes no sean sus familiares, todos los presos y presas deben tener acceso a su información procesal, no negarles absolutamente nada de información, de hecho, se debe llevar a cabo ya la AMNISTÍA para los presos y presas en todo el país, la Ley de Amnistía aquí en México ya fue aprobada y publicada, algunos de los principales fundamentos es acabar con la sobrepoblación en las cárceles y disminuir el riesgo de contagios masivos por CORONAVIRUS, la Ley de Amnistía debe extenderse hacia los Estados para tener un impacto real, incluso, la propia norma aprobada lo recomienda, pero no hay plazos ni procedimientos para ello, en sí, la Ley de Amnistía permitirá al gobierno federal, con el aval de un juez, otorgar un perdón a personas que hayan cometido un delito no grave para que puedan salir de prisión o no terminen en ella, el diseño de la mencionada Ley se diseñó al inicio del sexenio del Presidente López Obrador, pero la aprobación se aceleró en la actual contingencia sanitaria, lo anterior, debido a la sobrepoblación en los penales y el alto riesgo de contagio, de hecho, las personas que salen de prisión merecen una segunda oportunidad, y la sociedad no debe ni tiene porque juzgar a las personas que salen de prisión, todos tienen familia y no saben el día de mañana en la posición en la que van a estar, la gente más conflictiva no es aquella que hace daño físicamente, la gente más conflictiva es aquella que mucho daño con su lengua, esa sí que es un arma de dos filos, a un presidiario se le otorga el perdón por algún acto incorrecto, pero a los hipócritas y personas con doble moral jamás, los ex presidiarios hombres y mujeres merecen una estabilidad en el interior de los penales, ellos no viven como los que están afuera gozando de una vida libre con su familia, muchos presos y presas han sido tachados de lo peor, mas no debe ser así, ahorita que gocen lo que más puedan los que están afuera, porque el día de mañana podrían estar en el lugar de los presos, la vida da tantas vueltas, ahora mucha gente está arriba gozando de su economía y haciendo daño a los demás con sus lenguas venenosas, mañana no se sabe, los centros penitenciarios deben permitir que los presos y presas tengan pantallas, celulares controlados, acceso a la comida que ellos quieran, los que lean esto de inmediato van a pensar que los celulares en los penales solo sirven para extorsionar, que forma más ridícula de pensar de la gente, con esos pensamientos tachan a todos los presos hombres y mujeres de lo peor, se creen la sociedad más limpia y pura, más su conciencia está manchada igual que sus manos de muchos que se dicen ser buenas personas, los presos hombres y mujeres deben ser tratados y estudiados por medio de psicología en los centros penitenciarios, orientarlos, que cuando salgan no vuelvan a cometer otro error que podría costarles su libertad, no se trata de tenerlos hacinados, sino de darles una oportunidad desde el interior para que trabajen y por ellos y sus familias, hubo una abogada que le mintió a una señora joven que le pidió una asesoría diciéndole que podía hacer que su esposo detenido podría trabajar desde el interior del penal y pasarle pensión alimenticia desde ahí, ¿Dónde habrá estudiado la fulana esa?, otro punto de observación es que muchas familias se dejan llevar por las lenguas venenosas de sus vecinos y vecinas y hablan mal de sus familiares que están encerrados en prisión y estos haciéndoles caso a esa gentuza que se cree más “limpia y pura” ya no visitan a sus familiares, no les hagan caso, nadie en esta vida es correcto, porque ni el señor Presidente de la república es correcto, luchen por sus familiares que están en las prisiones de todo el país, todos tienen derecho a una segunda oportunidad, que revisen sus expedientes porque podrían estar alterados por los mismos impartidores de justicia, ánimo, mucho ánimo.