Local

Viven en la colonia Garza Nieto la Pasión de Cristo

Minutos después de las 8 de la mañana de ayer Viernes Santo, cientos de fieles católicos salieron de la Parroquia Santa María Goretti para acompañar a Jesús a su juicio final, instalado, sobre las calles Martín de Zavala y Mariano Paredes en la colonia Garza Nieto.

En un estrado, Poncio Pilatos se lavó las manos y ordenó la crucifixión de Jesús, tras ofrecer la liberación de Barrabás.

Jesús Eleazid Villanueva Reyes, que representó el papel de Jesús, tomó una cruz de 75 kilogramos y comenzó a recorrer las calles de las colonia Garza Nieto, Bella Vista e Industrial.

Junto a él, caminaron los ladrones, Gestas y Dimas, que fueron crucificados junto al Cristo, de 26 años.

Durante el trayecto, es decir, las estaciones 14 estaciones, Jesús estuvo acompañado por vecinos de las colonias citadas y de personas que llegaron de otras colonias como María Isabel Ramos, quién tiene años de acudir a esta representación.

De igual forma, doña María concepción Coronado, llegó para vivir la pasión de Cristo, y recordar el sacrificio que él hizo por la humanidad, y además apoyar a dos de sus hijas, quienes participaron como parte del elenco que participó en dicha representación.

El recorrido que duró alrededor de seis horas, tuvo momentos difíciles, como cuando en la séptima estación del viacrucis, justo en la que representó la segunda caída, el joven que interpretó a Jesús entró en llanto al recordar a su amigo Víctor, quién falleció víctima de leucemia, justo cuando estaba por cumplir 29 años.

La representación culminó con la crucifixión de Jesús en la plaza del Ferrocarril en la colonia Industrial, donde gran número de personas aguardaba el último acto del viacrucis que logró reunir a gran número de personas.

Tras decir sus últimas palabras y sorteadas sus ropas, el cuerpo de Jesús fue entregado a su madre María, representada por la joven de 19 años, Jesni Arleth Rodríguez García.

Al término del recorrido, pasadas las 14:00 horas en entrevista, el joven chofer que encarnó a Jesús de Nazaret, comentó que el participar en la representación le deja una experiencia muy bonita, como el ser humilde, tratar de convivir con los demás, sin importar apariencias y dar amor, sentimientos que busca inculcar a Romina, su hija de dos años y medio.

Villanueva Reyes platicó que su participación en la popular representación fue la séptima, ya que desde 2010 participa en estos actos que buscan recordar el sacrificio de Jesús. En la representación participaron cerca de 120 personas, entre actores y personal de staff, así como dos caballos, que por primera vez, avanzaron al principio del contingente.