25/Sep/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 8 de 1753: Nace en Pénjamo Guanajuato, Miguel Hidalgo y Costilla, quien sería sacerdote y considerado El Padre de la Patria, pues inició y encabezó el movimiento que le dio independencia a México. Hijo de Cristóbal Hidalgo y Ana María Gallaga Mandarte, se llamó Miguel Gregorio Antonio Ignacio, el segundo de los cuatro hijos de este matrimonio.

Cristóbal fue nombrado administrador de la hacienda de Corralejo, y el niño Miguel vivió con sus padres en ese lugar donde aprendió sus primeras letras, yéndose a estudiar posteriormente al Colegio San Nicolás de Valladolid –hoy Morelia- escuela en donde egresó, dio clases y fue su rector en 1790. Durante su época de estudiante, le apodaban El Zorro debido a que su carácter era de un joven astuto y socarrón.

Terminado su ciclo allí, se fue a la ciudad de México a estudiar teología en 1778 y egresó con el grado de bachiller. Según Lucas Alamán, el Cabildo eclesiástico de Valladolid le apoyó con 4 mil pesos como viáticos para acceder al grado de Doctor, pero en Maravatío que queda en el camino a la Capital, los jugó al azahar y los perdió. El cura Hidalgo sirvió en el Bajío en varias parroquias hasta que llegó finalmente a Dolores, hoy Dolores Hidalgo en su honor.

Su permanencia en Dolores fue aprovechada para mejorar las condiciones de vida de sus feligreses –la mayoría eran indígenas- plantando moreras para la cría de gusanos de seda, y fomentando la apicultura entre ellos. Ya oficiando misas en Dolores, el capitán Ignacio Allende lo invitó a participar en una conspiración libertaria en la ciudad de Querétaro, a la que Hidalgo asistió durante los primeros días de septiembre de 1810 y de inmediato tomó el liderazgo. Denunciada esta conspiración, Hidalgo, apresuradamente, inició la madrugada del 16 de septiembre el movimiento independentista con el famoso Grito de Dolores, y cinco días más tarde fue nombrado en Celaya, capitán general de los insurgentes por aclamación popular.

Ya al frente de las fuerzas insurgentes, Hidalgo tomó Guanajuato, el Cerro de las Cruces, y tuvo un ligero tropezón en Aculco. Luego tomó Valladolid y Guadalajara, ciudad donde abole la esclavitud, todo esto en 1810. Sin embargo, empezando 1811, en enero, perdió la importante batalla de Puente Calderón frente a Calleja, se distanció de Allende, se retiró al norte con rumbo a Texas, pero fue traicionado por Ignacio Elizondo y en las Norias de Baján de Coahuila fue prendido, llevado a Chihuahua donde es sentenciado y fusilado, el 30 de julio de 1811.