14/11/2018
Editoriales

El Gobierno tira el arpa ante las epidemias

Según el secretario de Salud del estado,  Manuel de la O,  en Nuevo León sólo van unos 339 casos de dengue hasta mediados de octubre, una cifra baja en relación a los 1090 del 2017 y los 972 del 2016. Suponiendo sin conceder que así sea,   el problema es que en esos años pasados el dengue hemorrágico fue sólo el 10% o menos del total, y ahora apunta a ser casi la mitad de los casos en este año.  Como usted sabe el dengue hemorrágico puede ser mortal.  

  Si hay este avance en el tipo más maligno de ese virus entonces quiere decir que ya es endémico, o sea que lo tendremos en Nuevo León para siempre, y que se está fortaleciendo como bicho.  Todo esto viene del enfoque barato y de poco gasto que le quieren dar a las  campañas  de prevención.  Por ahí vemos unas camionetas que pasan fumigando  nos dicen que es la solución además de que descacharrizemos nuestra casa quitando llantas, botes y demás recipientes que puedan almacenar agua. 

   Lo que buscan las autoridades del estado no es acabar con el virus del dengue ni con ningún otro sino sólo convivir con él y reducir los niveles.

   Déjeme decirle que en los años 60s del siglo pasado TODAS LAS EPIDEMIAS SE ERRADICARON… El enfoque era erradicar dengue, malaria, sarampión, viruela, hepatitis, polio, tuberculosis,  etc. …y se logró, durante más de 20 años no resurgieron esas epidemias. Claro, para lograr eso el estado se movilizó. Se hicieron fumigaciones casa por casa y  aéreas. Se empleó el DDT, y se aisló a los enfermos en hospitales para evitar contagio o proliferación.  

  Pero hoy se ha decidido tirar el arpa en materia de salud. Para no movilizar recursos e invertir en salvar vidas y en evitar la proliferación de enfermedades se hacen campañas baratas. Campañas de 5 pesos…pero eso sí, para la deuda y los banqueros y para sus negocios y sus gastos destinan miles de millones los funcionarios.