11/Aug/2020
Editoriales

El violín

Mi padre tocaba el violín, no era muy bueno, pero tenía los principios básicos que le había enseñado mi tía María. 

Recuerdo este cuento que me contaba:

Una vez, un hombre muy rico compró un violín e intentó tocarlo. 

Pero sólo obtuvo una serie de desagradables chirridos. 

Luego de intentarlo varias veces, bien decepcionado lo regaló a un hombre pobre. 

Y este sacó del instrumento ruidos maravillosos. 

Al escucharlo, el hombre rico, furioso, lo tildó de tramposo; de utilizar algún truco como conectarlo tal vez a algún tocadiscos o a otro aparato de los que acababan de salir al mercado, para hacer creer que ese objeto inútil emitía música.

Y le quitó el violín.