08/Jul/2020
Editoriales

Dos aliados del Covid-19: transporte público y mala alimentación

Siempre que un enemigo quiere atacar a un pueblo, busca primero rutas de acceso rápido, debilidades en su defensa y posibles aliados que ayuden en la empresa.  En el caso del ataque del Coronavirus a México, como a muchas otras naciones de las llamadas “en desarrollo”; los dos elementos de los que éste se ha servidos más, son: La mala alimentación de la mayoría de la población y su desplazamiento diario en transporte público masivo de ínfima calidad.  Como ya se ha dicho muchas veces y lo reiteró el doctor  Hugo López-Gatell en uno de sus informes diarios recientes sobre el avance del Covid-19, en México un 75% de la población tiene sobre peso u obesidad; un 13% de ellos diabetes y 35% hipertensión a partir de los 30 años.

 

Dentro del 16% del total de los casos que tienen que ser hospitalizados la mayoría tienen esos padecimientos y otros derivados de estos mismos como los problemas cardiacos o la insuficiencia renal, etc. De los que mueren más del 80% han tenido esos problemas, derivados, como ya se ha dicho mucho también, de la mala alimentación de la que pueden proveerse con los salarios tan bajos que reciben y que no permití adquirir proteína y grasa animales, y su sustituye  casi siempre por comida chatarra con alto contenido en azúcar,  carbohidratos y grasas vegetales. 

Esa misma población con estas características se traslada a diario a sus empleos y actividades en un trasporte que, por ejemplo en el Área Metropolitana de Monterrey, les implica abordar unidades donde pasan al menos 105 minutos diarios, en condiciones en donde un 38% de los usuarios van parados, es decir, que en un camión con 40 asientos, al menos van parados otros 15 o 20 pasajeros, todo esto para garantizar las grandes ganancias de los “pulpos camioneros” y sus financistas. 

Sin solo en el AMM se trasladan 1.2  millones de pasajeros diarios según el INEGI en el transporte público, quiere decir que el potencial de contagios es enorme, y representa una enorme “ventana de oportunidad” para el virus, que puede contagiar cientos de pasajeros diariamente  casi sin ningún esfuerzo. 

Sin en las más de 3800 unidades que se desplazan por el AMM a diario, hubiese solo un pasajero contagiado, sobre todo asintomático como lo son más de la mitad, el virus se propaga con una gran velocidad y es fácil que alcance las tasas de 600 o más contagiados al día como está ocurriendo ahora. Por supuesto, existen otros lugares que facilitan el contagio como las reuniones familiares, las fiestas, algunos restaurantes, tiendas etc.,  pero en ningún lugar el coronavirus encontrará tanta gente aglomerada, tan junta, por tanto tiempo y con su sistema inmune debilitado por la mala alimentación  el estrés económico, como en un camión urbano.

 

https://consejocivico.org.mx/noticias/2019/03/01/el-transporte-publico-en-nl-con-menor-uso-y-calidad-en-deterioro/

 

https://www.eluniversal.com.mx/estados/restringen-horario-de-transporte-publico-en-nuevo-leon-por-covid-19

 

https://politica.expansion.mx/estados/2020/04/28/nuevo-leon-rectifica-y-suaviza-la-reduccion-del-servicio-de-transporte-publico

 

 

https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/sociedad/en-nl-amplian-horario-de-transporte-publico

 

https://www.publimetro.com.mx/mx/destacado-tv/2019/02/11/nuevo-leon-presenta-uno-de-los-porcentajes-mas-altos-en-traslados-de-sus-ciudadanos-segun-el-inegi.html