18/11/2018
Editoriales

La República Popular de China

La República Popular de China

 

 

Cada vez escuchamos y vemos más cosas impresionantes de China. Se trata de una gran nación cuya cultura es milenaria, y por mucho tiempo para América, China representó a todo el continente asiático, pues era lo único conocido gracias a sus migrantes que vinieron a establecerse en esta parte del mundo. Nos hicimos a la idea de que en su país había hambrunas, violencia y formas de tortura increíbles, de ahí el término de terror “martirio chino”.

Para 1949, después de varias décadas de guerra civil, los nacionalistas del Kuomingtang cedían cada vez más territorios al partido comunista liderado por Mao Zedung, hasta que éste, desde Beijing (Pekín), proclamó el comienzo de la República Popular de China.

No tardó más que unos meses Chiang-Kai-shek en abandonar el continente para irse a refugiar a la isla de Taiwan. Al término de la segunda guerra mundial se intentó formar un gobierno de coalición entre las diversas facciones políticas para enfrentar a los invasores japoneses. Esta guerra interna devastó a algunas regiones como Manchuria y el área del río Huai. El ejército nacionalista de Kuomintang se rindió en Mukden ante el ejército popular de liberación, que defendía el proyecto comunista de Mao. Para ese momento se calculaba que los nacionalistas habían perdido medio millón de soldados, la mayoría por deserción, por lo que el ejército popular de liberación se movió al sur del Yangsi.

En todas las amplias regiones del país avanzaba a ya había conquistado el ejército popular de liberación, y para noviembre de 1949 terminaron los enfrentamientos más violentos con el triunfo del partido comunista, que controlaba todas las regiones, excepto el Tibet.

Mao Zedong, en su calidad de cabeza de la República Popular de China, cambió la bandera nacional, por una roja con una gran estrella amarilla que representa al Partido Comunista, alrededor del cual están otras cuatro estrellas más pequeñas que simbolizan las cuatro clases sociales: campesinos, trabajadores, pequeña burguesía  y la gran burguesía urbana. Con el tiempo, luego de que Hong Kong dejara de ser territorio inglés, la República Popular de China viró para ser una economía mixta, con algunos rasgos de capitalismo, al grado que actualmente es una potencia económica que pelea al tú por tú con Estados Unidos y Rusia por el liderazgo en varios frentes económico, tecnológico y hasta militar.