23/09/2018
Local

Mi campaña, la de una gran mayoría silenciosa y pacífica: Meade en su cierre en Monterrey

Monterrey.- Ante más de 17 mil asistentes a la arena Monterrey, el candidato priista José Antonio Meade cerró campaña en Nuevo León, en estas últimas horas de período de propaganda

  Lo hizo acompañado con la dirigencia nacional de su partido, del cuadro nacional del partido; del regiomontano  y  secretario federal de economía Idelfonso Guajardo, de ex gobernadores y los candidatos neoloneses a diversos puestos de elección popular y René Juárez, dirigente nacional del Partido.

   “Salgamos ya en este último jalón a seguir consolidando el voto del orgullo …y el voto reflexivo, de la persuasión y de la razón….a los que aún no deciden que se detengan a pensar  un minuto en el futuro de México …y de nuestras familias” dijo el dirigente nacional del tricolor.

  Pepe Meade recordó que precisamente hoy cumple siete meses de que dejó la Secretaría de Haciendo para emprender este proyecto de campaña rumbo a la presidencia de la república.

   “Este es el cierre de una campaña que ha sido diferente, incluyente, leal y preocupada por los problemas del país, de propuestas y soluciones… que le habló de frente a los mexicanos , que escuchó y respondió todas las inquietudes..” dijo en su mensaje.

   “Esta campaña es la gran esperanza de una mayoría silenciosa y pacífica de mexicanos…”.

  Sectores de petroleros,  campesinos, CTM,  rede de jóvenes,  CNOP, Movimiento territorial, CNC, Unidad Revolucionaria , OMNPRI mujeres abarrotaron el recinto que ondearon decenas de banderas y vitorearon un triunfo.

   “Esta campaña nos ubica del lado correcto de la historia, de los que le apuesta a un mejor de Nuevo León “dijo enumerando los compromisos que  hizo en su visita pasada  para el estado.

   “Vamos a ganar este domingo.. porque la gran mayoría de los mexicanos va a pensar , a razonar y pensar lo que le más de conviene al país …”.

  Concluyó su mensaje ¡que no quepa ninguna duda que les vamos a ganar” dijo al mismo tiempo en que tomó la mano a su esposa Juana Cavazos para alzarlas en señal triunfo y saludar a los miles de neoloneses.