08/Dec/2019
Editoriales

El abogado triste

Un abogado ya maduro fue a consultar a un psicólogo pues tenía depresión desde hacía dos años que había muerto su esposa.

El psicólogo era un desconocido pues el abogado no quería que se supiera que andaba buscando ayuda. 

El psicólogo le preguntó qué hubiera sucedido si hubiese sido al revés, o sea que el muerto fuera él. El abogado le contestó que hubiera sido horrible pues su esposa hubiera padecido en grado extremo, mucho más que él.

_¿Lo ve abogado? Usted le ha ahorrado a ella todo ese sufrimiento, pero ahora tiene que pagar por ello sobreviviendo y llorando su muerte.

El abogado no dijo más, salió de despacho tranquilo, y ni siquiera le preguntó cuánto le debía por la consulta.

Su propio sufrimiento, pudiendo padecerlo él en lugar de su amada esposa, le había dado sentido a su vida.