22/Nov/2019
Editoriales

Los templos de Monterrey. El Templo de Dolores

En la Ciudad de Monterrey siempre ha sido importante el aspecto religioso, al margen de los cambios de regímenes políticos. La primera Constitución contemplaba que se debería profesar una sola religión, pero luego grandes movimientos armados establecieron la libertad de culto. Sin embargo, el catolicismo continúa siendo la religión mayoritaria

 

Por tanto, en esta nueva colección de textos estudiaremos algunos templos católicos de Monterrey comenzando por sus procesos de planeación que obedecieron a la demanda popular de servicios religiosos. Porque la llegada del siglo XX inauguró un crecimiento demográfico acelerado de nuestra Ciudad, pues al iniciar esa centuria había 62 mil habitantes y para 1910 ya eran 78 mil. Esto es casi un 3 % de crecimiento anual, lo que multiplicaba todas las necesidades y, entre ellas las religiosas. 

 

El grueso de la población se concentraba en el casco o centro de la Ciudad, y los pocos suburbios que existían eran contrastantes. Por una parte los de la clase acomodada, como el Barrio Antiguo y el del Obispado de alto nivel de vida. Por otra, los suburbios de jornaleros y migrantes recién llegados del campo y de otras entidades federativas, con grandes carencias urbanas que vivían en las márgenes de vías del ferrocarril al norte de la Ciudad, o en colonias irregulares. 

 

La necesidad de construir más templos

 

Así que la Iglesia Católica hubo de acrecentarel número de templos para cubrir las necesidades espirituales de los regiomontanos. Y era necesario reforzar más el centro para después construir en los suburbios. Además se requería que las edificacionestuvieran concordanciacon los nuevos y hermosos edificiosde Monterrey, como el Palacio de Gobierno, el Banco Mercantil, el Círculo Mercantil Mutualista, y otros. 

 

Por ello en 1905, tres años antes de la inauguración del Palacio de Gobierno, el arzobispo Santiago de la Garza Zambrano determinó construir el Templo de los Siete Dolores de la Santísima Virgen ubicándolo en la esquina noreste del cruzamiento de las calles Juan Méndez y Ruperto Martínez, en predios donados por los mismos vecinos. El proyecto consideraba el uso de sillar y con estilo neocolonial de rasgos barrocos y cúpula rellena con ollas de barro para su aligeramiento, procedimiento constructivo inédito en el noreste mexicano. La edificación inició en 1906. 

 

Por qué el nombre del Templo de los Siete Dolores de la Virgen

 

La justificaciónteológica para la denominación de Los Siete Dolores de la Virgen, es bíblica pues los aspectos y parajesque consagran este Templo son: 1.- La profecía de Simeón (una espada atravesará el corazón de su hijo, Cristo); 2.- La huida a Egipto; 3.- La pérdida del niño Jesús en el templo; 4.- El Vía crucis; 5.- La Crucifixión de Jesús; 6.- El Descendimiento de la Cruz; y 7.- El Entierro de Jesús. 

 

Con estos siete temas se ambientó el “Templo de Dolores” como es conocido por el pueblo, cuya construcción se terminó en el año de 1909, un año después que el Palacio de Gobierno. Este bello Templo de hermosas pinturas al óleo con hoja de oro de 22 kilates y latón, fue bendecido el 16 de enero de 1916 por el arzobispo Leopoldo Ruiz, costando en total la cantidad de 40 mil pesos. 

 

El Templo favorito para visitarlo en Viernes Santo

 

Su existencia vino a desahogar la presión ejercida sobre los otros templos por la demanda y el flujo de feligreses. Por lo mismo rápidamente se convirtió en el templo más visitado, señaladamente los Viernes de Semana Santa, cuando el pueblo creyente va a darle ese día el tradicional pésame a la Virgen Madre de Dios. 

 

Reza la familia Madero un novenario en el Templo de Dolores

 

En el Templo de Dolores se han llevado a cabo eventos relevantes, como sucedió en mayo de 1912 cuando la familia del presidente Francisco I. Madero decidió ir a rezar allí un novenario para rogar la intervención divina por la paz de México, y para que protegiera a Madero, pues su situación política estaba cada vez más complicada. 

 

El Templo de Dolores como refugio durante la Revolución

 

Luego del desenlace fatal con el presidente Madero sobrevino la segunda parte de la Revolución Mexicana, que fue mucho más violenta y hubo enfrentamientos en nuestro Estado. En septiembre de 1913 durante un combate entre los grupos de carrancistas contra huertistas, el Templo de Dolores fue utilizado como refugio por la población que lo sentía seguro, un lugar con protección divina. Los vecinos que temían a las balas disparadas de uno y otro bando, llegaron al Templo con alimentos y mantas. 

 

En 1914, cuando los carrancistas y su radical líder, el lampacense Antonio I. Villarreal, que se convirtió en gobernador, ocuparon la ciudad, cerraron todos los templos católicos y aunque el de Dolores estuvo abierto un día más que los demás, hubo de atrancar también sus puertas.

 

Las bodas religiosas durante la Guerra Cristera

 

Durante el conflicto de la Guerra Cristera (1926 – 1929) de nuevo los templos fueron cerrados, y el de Dolores fue uno de los últimos en ser clausurado, hasta el 31 de julio  de 1926. Se vivieron trances difíciles, pues los feligreses requerían servicios que los sacerdotes no podían darles. En esos tiempos aciagos hubo cualquier cantidad de bodas religiosas en las madrugadas, cuando no había vigilancia militar, la mayoría se realizaron afuera de los templos. 

 

Para esas ceremonias el Templo de Dolores era de los más solicitados, celebrándose infinidad de eventos religiosos “de contrabando”, llegando a sacar diversos enseres de los rituales a las casas de los fieles para esos servicios religiosos. Era un desperdicio y daba lástima no poder utilizar el órgano alemán que acababa de llegar a esta Iglesia. Pero si lo tocaban, se escucharía desde lejos y sería peligroso porque la gente acudiría a la ceremonia que dejaría de ser secreta, con sus nefastas consecuencias. 

 

Cuando el perniciosoconflicto terminó, los templos fueron re abiertos. El 15 de julio de 1929 fue día de fiesta para el Barrio de Dolores porque sonaron las campanas del Templo anunciando la reanudación del culto. Baste este dato para imaginar cuánta demanda había de servicios religiosos: del 16 de julio al 31 de diciembre de 1929, hubo sólo en el Templo de Dolores 36 mil comuniones y 18 mil confesiones. Desde entonces se celebra el 27 de julio como la fiesta patronal del Templo de Dolores.  

 

Las pinturas murales en el Templo de Dolores

 

En 1938 desaparecieron las pinturas originales de 1909, y por ello su conducción quedó a cargo de los padres redentoristas iluminándose el interior del Templo con cuatro mil metros cuadrados de hermosas pinturas murales. En ellas se plasmaron las figuras de los Cuatro Evangelistas, las de San Alfonso, San Gerardo y otros redentoristas. También hay Vírgenes como Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, y la del Apocalipsis. Además, en el Cupulino hay ángeles, serafines y el Espíritu Santo.  

 

Durante los años cincuenta del siglo pasado, el centro de la Ciudad era todavía el mejor lugar para vivir, y ante la creciente demanda de servicios religiosos, se edificó junto al Templo de Nuestra Señora de los Dolores otro templo en el lote de terreno contiguo, llamado Templo de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. 

 

Inicia el éxodo de habitantes del Centro a las colonias

 

Sin embargo, el proceso de crecimiento de Monterrey fue exógeno llevando a que en los años sesenta la Ciudad comenzara con una redistribución en el uso del suelo, yéndose muchas familias a vivir en colonias suburbanas dejando al Centro más como un área comercial y de servicios. Así que el Barrio de Dolores o del Mesón Estrella se convirtió en una especie de mercado de abastos, disminuyendo la feligresía. 

 

Hace un lustro que alternativamente se ofician misas en Dolores o en el Perpetuo Socorro, debido a la escasez de vecinos. Sin embargo, sigue siendo un Templo espectacular en su interior. Un lugar muy concurrido por los transeúntes para orar o para pedir la intercesión divina, o para cumplir mandas buscando la disminución de dolores físicos y morales. 

 

La última restauración del Templo de Dolores

 

Hace poco tiempo, este Templo de Nuestra Señora de los Dolores fue restaurado por los gobiernos federal, y estatal por conducto de Conaculta y Conarte, así como con recursos de la Cámara de Diputados y de particulares, específicamente de la familia Junco, invirtiéndose en ello tres millones de pesos. Hoy es candidato para ser electo como una de las 7 Maravillas Históricas de Nuevo León. 

 

 

Fuentes 

Arquidiosesis de Monterrey 

Catholic hierarchy