05/Dec/2019
Editoriales

Audiencia Pública

 

 

En el PRI, el triunfo de Alito Moreno Cárdenas se veía venir desde que renunció a la candidatura el doctor José Narro Robles, quien dijo que todo estaba consumado an’denantes de iniciar la campaña para la elección interna del CEN tricolor… el bloque de gobernadores priístas fue el factor decisivo para que todo mundo en el Partido Revolucionario Institucional entendiera que se requiere una dirigencia con capacidad de convocatoria… es que, imagínese usted que hubiera ganado otra fórmula y que ya en las oficinas generales del edificio de Insurgentes y Violeta se tuviera que convocar a una reunión representativa de las fuerzas vivas (o ya un poco tontas) tricolores para tomar una posición política, y no asistieran los gobernadores priístas… sería bizarra una dirigencia del PRI sin el apoyo de los madamases en los pocos estados que les quedan donde son gobierno… ¿estamos?.../// 

Localmente, los priístas que salen victoriosos son Jorge Mendoza, Adirán de la Garza Santos, Felipe Enríquez, César Garza Villarreal, Cristina Díaz Salazar, Heriberto Treviño, Carlos Barona, Benito Caballero, Ismael Flores, Pedro Pablo Treviño y algunos más que se nos escapan… el problema para el PRI es la credibilidad, pues la mayoría de los electores le ha dado la espalda en las últimas tres elecciones presidenciales, en la gubernatura, en el senado y en las diputaciones… tiene indiscutiblemente a los mejores cuadros políticos del estado, pero se carga con un lastre mayúsculo que tanto pesa el tema de la corrupción como el tema del fuego amigo, que es el pataleo por debajo de la mesa entre los actores políticos nacionales y locales… hay una gran descomposición debido a que se olvidó el oficio político, que es el trato con las personas y se cambió por la simulación de procesos y amiguismo a la hora de seleccionar candidatos… en fin, nosotros iremos a otra cosa, mariposa…///