26/02/2018
Editoriales

Diciembre 25: Se celebra en el mundo la Natividad del Señor, día de amor y paz conocido como La Navidad

Diciembre 25: Se celebra en el mundo la Natividad del Señor, día de amor y paz conocido como La Navidad.

En México la diócesis del centro y del occidente celebra además el Día del Migrante. Es en estas fechas cuando los migrantes mexicanos regresan a sus pueblos de origen para disfrutar de unas merecidas vacaciones y convivir con los suyos. Aunque no tienen los migrantes un santo patrono, hay manifestaciones a favor de san Toribio Romo, para que sea su santo. La Iglesia celebra el Día del Migrante con una misa especial, y un retiro espiritual precedidos por una procesión. En Los Altos de Jalisco los sacerdotes reciben de los migrantes algunas ofrendas simbólicas que incluyen: Una mochila verde y una cachucha, que representan las pocas cosas que les acompaña durante su viaje; un pasaporte que simboliza el dolor de la separación de su familia; alguna herramienta de trabajo, de simbolismo obvio, y una flor, que es símbolo de amor. Luego viene una fiesta donde conviven las familias con sus miembros que regresan de visita. La oración del migrante es ésta:

Padre Santo, tú que enviaste a tu hijo a proclamar el Reino de los Cielos, y Él obediente llevó a cabo la misión que le encomendaste, te pedimos por intercesión de santo Toribio Romo, que cuides y protejas a nuestros familiares que han tenido que dejar la casa, y partir a tierras ajenas en busca de superación de ellos y de nuestras familias, cuídalos de todo mal y haz que se mantengan firmes en la fe, para que puedan regresar pronto a nuestro hogar y fortalecidos en el alma y el cuerpo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.   

Quienes tenemos familiares migrantes, entendemos esta oración y es muy agradable ver que hay regiones del país que hasta les dedican un día del año, y es precisamente el día más festejado en la faz de la tierra: el día de La Navidad.

En cuanto a las costumbres locales de esta fecha especial de Navidad, muchos nos volvemos a reunir con la familia que cenó en la Nochebuena para dar cuenta de “las sobrinas” o sobrantes recalentados, y además se trata de un pretexto para darse otro abrazo navideño. Felicidades.