17/06/2019
Nacional

Pide PRI a AMLO hablar con la verdad sobre precio de combustibles

 

Ciudad de México.- Es momento de que el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador le hable con la verdad a los mexicanos y les diga que no bajará el precio de las gasolinas y otros productos porque no puede, sin pretextos ni excusas que no son creíbles y que no solucionan nada, dijo el coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, el diputado Mauricio Ramírez Konishi.

 Señalar que se trata de un “ajuste indexado a la inflación” es solamente una manera de buscar justificaciones y que “no se escuche tan feo decir que se trata de un gasolinazo”, pero la verdad es que no debería haber ningún aumento porque así lo dijo y lo prometió en repetidas ocasiones el hoy presidente de México, que utiliza un lenguaje conveniente para no verse mal.

 El legislador priísta aseguró que cuando el gobierno de su partido incrementó el precio de las gasolinas fue porque se retiró el subsidio que se tenía, no era factible sostenerlo porque beneficiaba a cierto estrato social y ese recurso se fue a fortalecer programas sociales.

  “Ahora, se le llame como se le llame seguirá siendo un incremento y así hay que plantearlo a los ciudadanos, hay que hablar con la verdad, los precios se establecen por condiciones internacionales, ni siquiera le corresponde al gobierno definirlos, no es correcto que a la gente se le hable de algo que no es cierto, cuando no se conoce cómo estará el mercado internacional”.

 Ramírez Konishi expuso que definitivamente todo ejercicio del poder desgasta y más cuando se toman decisiones que no están soportadas en la verdad, por eso el gobierno debe recapacitar “no le deseamos que tenga mal desempeño, al contrario, deseamos que le vaya bien porque así le irá bien a San Luis principalmente en el crecimiento económico”.

 Asimismo el coordinador del GP del PRI abundó que en el Presupuesto del Estado aprobado recientemente, se hizo un gran esfuerzo para proteger temas sensibles como la seguridad púbica la salud, educación y controlar el gasto corriente promoviendo la austeridad en diversas tareas, de tal manera que se trató de un presupuesto equilibrado.