08/Aug/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Julio 6 de 1917: Se realiza el primer correo aéreo de México y del mundo. Muchas veces hacemos cosas muy grandes y no las apreciamos en su justa dimensión. Tal es el caso de Horacio Ruiz Gaviño, originario de Tacubaya, Distrito Federal, el aviador mexicano que ese día llevó de Pachuca, Hidalgo, a la ciudad de México, la valija número 449 del correo mexicano, trasladándose en un avión biplano de construcción nacional, serie A número 6; con motor hispano-suizo de 160 caballos de fuerza. El histórico vuelo duró 50 minutos 42 segundos, y acompañaron a Ruiz Gaviño, el maestro Francisco Santarini, así como los aviadores Benjamín Venegas y Ascencio Jiménez, más los mecánicos Fernando Proal, Rafael Altamirano, Medardo Córdoba y Enrique Pizaña. El contenido del saco de correos era de 534 cartas, 61 tarjetas postales y otras piezas menores. La razón de que le acompañaran los mecánicos, es que el avión biplano fue embarcado previamente de la ciudad de México rumbo a Pachuca en un furgón del Ferrocarril Central, que se estacionó en los llanos de Venta Prieta, en donde se armó la nave aérea. Los mecánicos regresaban a la capital para darle continuidad a su trabajo de armar aviones mexicanos. Pasa el tiempo, y la revista especializada norteamericana, Post Master, publicó el dato: se trató del primer correo aéreo del mundo, seguido de los estadounidenses en 1918 y de los franceses en 1919. No es esta la única hazaña de mexicanos que son los primeros en diversas actividades del desarrollo, sólo que somos muy modestos.