22/Aug/2019
Editoriales

Julio 17 de 1928: muere asesinado el presidente electo de México, Álvaro Obregón Salido

Julio 17 de 1928: muere asesinado el presidente electo de México, Álvaro Obregón Salido, nacido en Navojoa, Sonora en 1880. Álvaro queda huérfano cuando tenía un año de vida y crece dedicándose a la agricultura. A los 23 años se cambia a vivir a Huatabampo para trabajar en una hacienda y después de un periplo por Sinaloa en donde labora en un ingenio en Novolato, regresa a casarse con María del Refugio Urrea, quien fallece un año después de darle dos hijos, cuando alumbraba a dos hijos gemelos más que también murieron en el parto. Son sus peores días, pues no soporta la soledad con sus hijos pequeños, así que casa de nuevo, ahora con una bella mujer llamada María Tapia, quien le da otros siete hijos más.

El país vivía el climax de la dictadura porfirista que impedía a los pobres escalar socialmente, así que se inscribe en la revolución maderista en contra de Porfirio Díaz. Tiene su primer acercamiento a la vida pública cuando su hermano José es alcalde interino de Huatabampo a mediados de 1911, y le coloca en un puesto administrativo donde se desenvuelve tan bien, con un carácter firme pero negociador, que es electo alcalde el año de 1912. Siendo alcalde, es convocado a pelear contra Pascual Orozco en Chihuahua, y muestra un talento inédito para la estrategia militar que le vale para ser nombrado teniente coronel. Luego de la decena trágica en 1913, Huerta tomó el poder y Obregón reconoció a Venustiano Carranza como jefe de la revolución, bajo el esquema que plantea José María Maytorena. Obregón es la cabeza del movimiento militar que derrota a los federales en el norte del país, por lo que es nombrado jefe del cuerpo del ejército del noroeste, ya como general. Invade Sinaloa, toman Culiacán en noviembre de 1913 y de ahí viaja al sur donde sitia Mazatlán y avanza a Jalisco. Toma Guadalajara tras dos espectaculares triunfos contra el ejército huertista en Orendáin y El Castillo. Al declinar Huerta, Obregón entra a la ciudad de México y Carranza ocupa la presidencia de la república. Sin embargo, tanto Zapata como Villa nunca aceptan a Obregón como aliado.

Trata de negociar con Villa, se le acerca, pero éste lo apresa, estando muy cerca de fusilarlo. Tras la convención de Aguascalientes, Obregón sigue con Carranza como su jefe de operaciones. Derrota a Zapata y regresa a la ciudad de México, yendo tras Pancho Villa. Obregón vence a Villa en cuatro ocasiones en 1915. En una de ellas, en Celaya, pierde su brazo al estallar una granada cerca de donde estaba, estando acompañado por el nuevoleonés Aarón Sáenz. Consigue tranquilizar el norte del país reduciendo a Villa a sólo acciones guerrilleras, y es cuando lo nombra Carranza entre marzo de 1916 y mayo de 1917 secretario de guerra y marina. Desde ese sitial enfrenta la reacción norteamericana por los daños hechos a la localidad de Columbus por Pancho Villa. Funda la escuela médico militar y la academia de estado mayor. Tras la promulgación de la constitución de 1917, Obregón siente que su labor termina y se retira del ejército a trabajar en Sonora como agricultor, aunque siempre atento a lo que sucede en el país y, cuando advierte peligro de desviaciones, se postula a la Presidencia de la República en las elecciones de 1920, pues el presidente Carranza pretende que el candidato de la revolución sea el ingeniero Bonilla, un hombre bueno pero que nada había hecho en el movimiento revolucionario. El 1 de junio de 1919 publica en su manifiesto: "Muchos de los hombres de más alto relieve dentro del orden militar y del orden civil han desvirtuado completamente las tendencias del movimiento revolucionario, dedicando todas sus actividades a improvisar fortunas, alquilando plumas que los absuelvan falsamente en nombre de la opinión pública". Y entre esos hombres estaba aquel al que Obregón había defendido y ayudado a llegar a la Presidencia, Venustiano Carranza, y contra quien se rebeló por el Plan de Agua Prieta, el 23 de abril de 1920. Carranza es asesinado en Tlaxcaltongo y Obregón gana la presidencia para el periodo 1920 – 1924.

Hace mancuerna con Calles y durante su administración, Plutarco le ayuda desde adentro del gobierno, coadyuvando a transformar el país, con la firme conducción de Obregón, quien se dedica a crear instituciones que saquen adelante a la nación destrozada por los efectos nocivos de la revolución, pues aunque se consiguió el triunfo, había mucho por hacer en pro de las clases campesina y media, que se desarrollaba en las grandes ciudades mexicanas. Termina su periodo y se retira a Sonora dejando en el poder a Plutarco Elías Calles, quien endurece su política anti clerical y empuja una reforma constitucional para que exista la reelección. Obregón acepta volver a ser candidato y el 1 de julio de 1928 gana la presidencia por segunda ocasión. Sin embargo, siendo presidente electo, en un banquete con diputados en el restaurante La Bombilla en San Ángel, de la ciudad de México, el 17 de julio de 1928 un fanático llamado León Toral lo asesina con un arma oculta en sus ropas de pintor que se supone dibujaba un aspecto de la reunión.