21/07/2018
Editoriales

CUENTO CHINO QUE CHINA SEA RESPONSABLE DEL DERRUMBE FINANCIERO

El miércoles 6 fue otro día de derrumbes en los mercados de bonos y acciones, de los cuales están culpando los medios des-informativos, de forma universal, a la bolsa de valores y a la divisa China. Esta campaña de culpar a China llegó al límite del absurdo cuando el gobierno de China anunció, al mediodía en Europa, que a partir del 9 de enero ya no se iban a utilizar los "interruptores automáticos" para suspender las transacciones en bolsa y que se permitiría que el mercado alcanzara el nivel que quisiera: los medios financieros de Estados Unidos lo interpretaron como que esto ¡había parado la desbandada en el mercado de valores global! Cómo se supone que funciona esto, nadie lo pudo explicar. Pero en cualquier caso, la desbandada se reinició en el transcurso de la tarde en Europa y America, encabezada por el hundimiento de las acciones del petróleo, acciones bancarias y de bienes básicos.

La deuda incobrable sobre los bienes básicos y la deuda vinculada a los bienes raíces en los bancos de Wall Street, Londres y Europa siguen siendo el motor del desplome que, de hecho se desató por el inicio del reglamento sobre los "rescates internos" de los bancos europeos, lo cual está hundiendo a los bancos y sus ahorristas en toda la región transatlántica.

El diario británico Financial Times del 7 de enero tiene un artículo muy diciente sobre lo que han desatado los rescates internos bancarios en Europa. El encabezado modesto es "Los inversionistas claman fraude con los rescates internos bancarios" y apunta a un hecho poco destacado. Los bancos de Europa, así como también los de Estados Unidos, tienen la obligación ahora de recabar cientos de miles de millones de euros en capital en la forma de "bonos de rescate interno" para el 2016, bonos que se pueden expropiar por decreto de las autoridades sobre resoluciones bancarias europeas en Bruselas, cuando el banco se aproxime a una situación se insolvencia o esté insolvente. Pero, los bancos de Europa solo pudieron recabar 196 mil millones de euros en bonos en total en el 2015. Eso fue menos del 10% de lo que recabaron en el 2014, y las cantidades se han venido reduciendo año con año desde el 2009.

Por lo tanto, estos bancos no pueden recabar cientos de miles de millones en "bonos de rescate interno" en el 2016. Así que, el Financial Times llega a la cuestión del régimen de "cero en números negros" para los bancos. Muchos cientos de bancos van a desaparecer.

"David Serra, director ejecutivo del fondo Algebris que invierte en deuda bancaria, dijo: 'Si eras un banco europeo pequeño, el costo [por intereses] de emitir una deuda principal deberá aumentar considerablemente. Esto también desatará la consolidación de los bancos pequeños debido a que muchos de ellos quedarían fuera del mercado de bonos' advirtió".

La caída en la emisión de bonos en el 2015 es aún más extraordinaria debido a que los reguladores nacionales trataban de hacer que los bancos se recapitalizaran y vendieran "deuda que absorbiera pérdidas" (bonos de rescate interno) en el 2015, antes de que tomaran control los fascistas de la Resolución Única. Pero, como lo describe el Financiar Times, los bancos en Italia, Grecia y otras partes en vez de esto, convirtieron la deuda en bonos en capital (acciones) "con descuentos considerables" o pérdidas para los tenedores de bonos. La "recapitalización" de la banca griega en el otoño del 2015 se hizo casi completamente de esta manera, expropiando parcialmente a los tenedores de bonos bancarios "con el fin de evitar recurrir al rescate interno de los grandes depositantes". Estos "grandes depositantes" hubieran sido las empresas que hubieran sido, y lo van a ser en el 2016, exterminadas por completo.