25/Sep/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 8 de 1984: Se reubica, durante la construcción de la Macroplaza de Monterrey, el Mural relativo a la fundación de esta Ciudad, autoría del arquitecto Joaquín A. Mora. El gobernador Alfonso Martínez Domínguez, como promotor de esta magna obra que modificó el rostro de Monterrey, estuvo pendiente de que el traslado se realizara con todos los cuidados necesarios para no dañar tan importante obra que se removería desde los terrenos de la antigua Alberca Monterrey, en Zaragoza y Allende, hasta el predio destinado a ser el Palacio Legislativo de Nuevo León, sito en las calles de Zaragoza y Matamoros.

Se desprendieron de la obra original miles de pequeñas piezas de mosaico y se colocaron en el mencionado sitio, siendo responsable de esta restauración el maestro Manuel Serrano Cabrera, quien se aseguró que el mural conservara su esencia pues representa los momentos más relevantes de la historia de la Ciudad, y además se colocó posteriormente el monumento a Diego de Montemayor, el fundador de la Capital de Nuevo León. Como marco del mural se construyó una fuente figurando la presencia del agua que había en los Ojos de Agua de la Ciudad cuando Diego de Montemayor fundó Monterrey.