31/May/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Abril 04 de 1888: muere en Monterrey el médico y ex gobernador José Eleuterio González “Gonzalitos”. Este polifacético y querido regiomontano nació en Guadalajara en 1813, se matriculó en el Seminario de la Perla de Occidente y en 1905 se inscribió  en la Escuela de Medicina tapatía. En su Ciudad natal se relacionó con fray Gabriel María Jiménez, un enfermo de tuberculosis oriundo de Monterrey y el joven Eleuterio, pasante de medicina, lo atendió a lo largo de un año hasta que el paciente mostró mejoría. El agradecido fray Gabriel, que se movía de Guadalajara a San Luis Potosí, le consiguió empleo en un hospital potosino en 1830. Sin embargo, como el paciente  recayó de la tuberculosis y ya no tenía remedio, el pasante Eleuterio lo acompañó a nuestra Ciudad. Así fue como llegó José Eleuterio González a Monterrey en 1833.

Pronto consiguió empleo como Practicante Primero de medicina en el Hospital del Rosario, con tan buena suerte que, al poco tiempo, el director de ese nosocomio se retiró, siendo nombrado Director del Hospital. En abril de 1835 abrió una cátedra de farmacia, cuya primera generación se integró de cuatro alumnos. Al año siguiente, José Eleuterio casó con Carmen Arredondo, unas de las hijas del jefe militar Joaquín de Arredondo, pero a los seis años de matrimonio se separaron por motivo de la perturbación que le causara a ella el general Mariano Arista. Hasta esos momentos Gonzalitos era pasante de medicina, y fue en 1842 cuando presentó el examen a título de suficiencia ante la Junta de Salubridad que presidía el Gobernador del Estado, y salió con su título de Médico.

Ya con el título profesional, ese mismo año Gonzalitos abrió la Cátedra de Medicina, con cinco alumnos, que permaneció abierta hasta 1846 cuando llegó la invasión norteamericana y tuvo que salir de la Ciudad para la vecina Cadereyta. Pasada la invasión, fue electo diputado local suplente y en 1858 fundó el Hospital Civil por encargo del Consejo de Salud que se inauguró en 1860. En 1869 y 1873, Gonzalitos fue elegido Diputado propietario. Al salir Lázaro Garza Ayala el 9 de julio de 1872 entró a sustituirlo Narciso Dávila, quien llamó a elecciones populares resultando electo Gonzalitos para concluir el periodo constitucional. Gonzalitos fue gobernador constitucional del 4 de diciembre de 1872 al 4 de octubre de 1873, entregándole el poder a Ramón Treviño. Pero luego Ramón Treviño pidió licencia el 2 de enero de 1874, y el Congreso del estado nombró a Gonzalitos como interino por dos meses. Gonzalitos se retiró de la vida pública cuando se sintió enfermo, falleciendo un día como hoy de 1888. El luto que guardó la Ciudad no tiene parangón, pues cerraron las tiendas, las oficinas y la gente se vistió de luto.