Editoriales

Demagogo

Demagogo.

_Aquel individuo que está allí es uno de los que más odio en la vida.

_Caballero, dijo la señora, ese señor es mi marido.

Y tratando de encontrar una salida al problema respondió El Güero Anaya:

_Lo sé, señora. Precisamente por ello le odio.

Y la señora no tuvo otro remedio que sonreír.