20/Aug/2019
Editoriales

Abril 10 de 1919: Muere asesinado el líder revolucionario Emiliano Zapata, traicionado por el coronel Jesús Guajardo

Abril 10 de 1919: Muere asesinado el líder revolucionario Emiliano Zapata, traicionado por el coronel Jesús Guajardo. Emiliano Zapata Salazar, nace el 8 de agosto de 1879, en Anenecuilco, Morelos, hijo de los campesinos Gabriel Zapata y Cleofas Salazar.

En 1906 va a Cuautla y asiste a una reunión donde muestra su liderazgo al defender las tierras de los campesinos contra el régimen de Porfirio Díaz, y comienza su vida pública. En 1908 se inscribe en el ejército destacado en Cuernavaca pero a los seis meses lo abandona ante las propuestas de Ignacio de la Torre (yerno de Díaz) de ser su caballerango personal en la ciudad de México.

Cuando lo eligen en septiembre de 1909 presidente de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco, se vincula con el ideólogo de izquierda Ricardo Flores Magón y apoya a Patricio Leyva en las elecciones de gobernador del estado, quien pierde frente al candidato oficial Pablo Escandón. Se incorpora al Plan de San Luis e inicia la revolución en la región del sur a favor de Francisco I. Madero, sólo que cuando éste se convierte en Presidente, exige el reparto prometido de tierras y al no tener respuesta expedita, Zapata se levanta tomando Cuautla, Cuernavaca y Yautepec.

En noviembre 28 de 1911 promulga el Plan de Ayala. Forma el ejército libertador del sur combatiendo a Madero y luego lucha contra Victoriano Huerta, el presidente que asesinó a Madero, a quien derrocan en 1914 los diversos revolucionarios convocados por Carranza. En 1914 participa en la Soberana Convención Revolucionaria de Aguascalientes, junto a Pancho Villa para combatir a Venustiano Carranza. Luego de que los villistas son derrotados en 1915 por el presidente Carranza, vía el sonorense Obregón, un ejército carrancista, al mando del aguerrido nuevoleonés Pablo González, entra a territorio de Morelos para ultimar a Zapata. Entre los gonzalistas estaba el coronel coahuilense Jesús Guajardo, quien finge desertar para unirse a Zapata. Luego de varias pruebas satisfactorias, Zapata le cree a Guajardo y acepta reunirse con él para celebrarlo. El 10 de abril llega Zapata escoltado por diez hombres a la hacienda de Chinameca y cuando entra al casco, es acribillado por revolucionarios que pensaba Zapata dispararían en honor suyo. Su cuerpo es llevado a Anenecuilco y luego a Cuautla, en donde se encuentran al pie de la estatua erigida en su honor.