23/06/2018
Editoriales

DE LA MANO DE FE Y DE RENTERIA EL BRONCO SE HUNDE

Es poco pero grave lo que hay que decir de los números obtenidos por Saba Consultores en sus mediciones hasta el día 22 de diciembre: La clase política en su conjunto, pero con El Bronco a la cabeza, es blanco del rechazo y el desprecio de los nuevoleoneses después de los días de aprobaciones de nuevos y viejos impuestos, de conductas dementes como las del alcalde de San Pedro y de complicidad (más bien promiscuidad política) entre le Bronco, el congreso y los alcaldes para hacer mantener el 80% de la tenencia, aumentar otros impuestos e inventar otros nuevos para cumplir con las exigenc9ias de los banqueros y las compañías calificadoras como Fitch o Moodys y, por si eso fuera poco, negar la existencia de Santa Clos ante un grupo nutrido de niños.

El resultado es directo y claro: El Bronco obtiene caídas dramáticas en su aprobación y calificación general cayendo de un 29.6% a un 19.3% en la primera , y de un 5.4 a un 4.5 en la segunda pero obteniendo en municipios como Monterrey un bajísimo 3.7 que , obviamente, le indica alerta negativa. . Además, en el rubro de mayor significación en términos del ánimo de la ciudadanía hacia su persona, el rubro de "Si de nuevo hubiera elecciones votaría por el", El Bronco se desploma desde un 18.7% en la anterior medición aun 7.0% en esta última.

Aunque menos severamente, el descontento e inconformidad también afecta a los alcaldes como grupo e individualmente. Por ejemplo, la calificación de ellos cayo de un promedio de 6.3 a un 5.6 en esta última medición lo cual les indica alerta negativa. En Monterrey, donde El Bronco obtiene el bajísimo 3.7 que mencionamos arriba, el alcalde obtiene un muy bajo también 4.7 que le indica alerta negativa. Obviamente, las alzas de los prediales tienen que ver con esta baja. De hecho, dentro de la baja calificación que obtiene los alcaldes una parte importante del hipocentro o base social de esa calificación esta en san Pedro en donde el alcalde MFG es de los más empeñados en cobrar prediales y otros tributos.