22/01/2018
Editoriales

Octubre 25 de 1991: Al ponerse a la venta el tercer paquete de desincorporación bancaria, El Banco Nacional de México es adquirido por Acciones y Valores de México (Accival)

 

 Octubre 25 de 1991: Al ponerse a la venta el tercer paquete de desincorporación bancaria, El Banco Nacional de México es adquirido por Acciones y Valores de México (Accival), que encabezaban Roberto Hernández Ramírez y Alfredo Harp Helú.

  Se trataba de continuar con el plan de privatización de la banca implementado por el presidente Salinas de Gortari, luego de que el presidente López Portillo había privatizado esta importante rama de la economía mexicana en la década de los ochenta. Banamex, como se le conoce entre los cuenta habientes, nació en 1884 y es el segundo banco del país, con un 17% de los depósitos bancarios.

 Durante una década fue administrada por Accival y en el ínterin hubo varios eventos de violencia en los que fueron víctimas sus principales accionistas, afortunadamente sin consecuencias de integridad personal. Y en 2001 es vendido a Citigroup, fusionándose con las otras empresas de la actividad bancaria y fiduciaria de este grupo internacional, formándose el Grupo Financiero Banamex y de nombre comercial CitiBanamex.

 La posesión de los bancos es determinante para la economía de un país, y desafortunadamente en México los principales bancos –excepto Banorte- pertenecen a las cadenas internacionales norteamericanas y europeas. A eso se debe que los servicios de la banca sean mucho más caros en nuestra nación que en las sucursales de esos mismos bancos en los países donde tienen sus sedes.

 

 En Nuevo León, tierra donde históricamente existe actividad bancaria, hoy han nacido nuevos bancos que pueden llegar a las grandes alturas nacionales, como Afirme, Banregio, Bancrea, FAMSA, y otros.